Demócratas proponen ampliar protección de derechos civiles a comunidad LGBTQ

Medida modificaría Acta de Derechos Civiles para incluir protección por orientación sexual e identidad de género
Demócratas proponen ampliar protección de derechos civiles a comunidad LGBTQ

Washington, D.C. – Por su orientación sexual, miles de miembros de la comunidad “LGBT” son objeto de burlas, discriminación y violencia, y no gozan de protecciones en buena parte del país, pero una medida demócrata presentada este jueves en el Congreso busca corregir esa zozobra.

Rodeados de grupos progresistas y víctimas de la discriminación, líderes demócratas de ambas cámaras del Congreso presentaron un proyecto de ley para modificar el Acta de Derechos Civiles de 1964, de manera que toda la comunidad de lesbianas, homosexuales, bisexuales, transgénero y “queer” (LGBTQ) también tenga protección con la discriminación en todas las esferas de la sociedad.

“En la mayoría de los estados, si eres miembro de la comunidad LGBT, puedes casarte un sábado, colgar fotos de la boda en Facebook el domingo y ser despedido de tu empleo o desalojado de tu apartamento el lunes sólo por ser quien eres, y eso no está bien”, explicó el legislador demócrata homosexual de Rhode Island, David Cicilline.

El “Acta de Igualdad”, presentada por Cicilline y los senadores Cory Booker, Jeff Merkley, y Tammy Baldwin –la primera lesbiana en el Senado-, busca proteger a esta comunidad de la discriminación en los servicios públicos y financieros, la educación, vivienda, sitios de empleo y demás espacios públicos.

Casi un mes después del histórico dictamen del Tribunal Supremo, que legalizó los matrimonios homosexuales en todo EEUU, la nueva medida fue presentada en el Salón Lyndon B. Johnson, donde el presidente del mismo nombre firmó el Acta de Derechos Civiles de 1964.

“Hemos luchado demasiado duro y por demasiado tiempo contra la discriminación en base a la raza o el color de la piel, para ahora no combatir la discriminación en base a la orientación sexual o identidad de género”, dijo John Lewis, legislador demócrata por  Georgia y líder del movimiento de los derechos civiles de la década de 1960.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, señaló que, en el fondo, es un asunto de “justicia” porque todos los estadounidenses merecen los derechos plenos de una democracia, “sin importar a quién aman, o quienes son”.

Limitaciones del Acta de 1964 y protecciones para comunidad LGBT

El Acta de Derechos Civiles de 1964 prohíbe la discriminación en base a la raza, religión, origen nacional y, en algunas secciones, la orientación sexual de las personas pero la nueva medida, de aprobarse,  modificaría esa ley federal para plenamente proteger de la discriminación a las personas en base a su orientación sexual e identidad de género.

Es que en la actualidad, los homosexuales y bisexuales no tienen protecciones explícitas contra la discriminación en 28 estados, mientras que las personas transgénero tampoco las tienen en 31. Sólo 19 estados y el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, ofrecen protección de la discriminación en el empleo y la vivienda a la comunidad LGBT.

Según un estudio de “Human Rights Campaign”, el grupo pro-gay más grande de EEUU, el 63% de los miembro de la comunidad LGBT ha sufrido algún tipo de discriminación en sus vidas, y la mayoría ha sido víctima de humillaciones, abuso físico, o un sentido de enorme inseguridad en las escuelas por su orientación sexual.

En declaraciones a este diario, la transgénero salvadoreña Alexa Elizabeth Rodríguez, de 38 años,  dijo que huyó de su país en 2009 precisamente por la homofobia y la violencia a la que fue sometida durante años y emigró a EEUU, donde obtuvo asilo político pero, no obstante, además de las barreras culturales y de idioma, se topó con la discriminación y falta de respeto “por ser mujer transgénero”.

Rodríguez, de 38 años, conoce íntimamente, los problemas de discriminación de su comunidad porque los ha vivido y ha documentado en las redes sociales, y espera que esta ley “comience a corregir todas estas injusticias”.

Rea Carey, directora ejecutiva del Grupo de Trabajo Nacional sobre asuntos LGBT, explicó que, debido al clima de hostilidad que afronta este grupo, es urgente tener una ley federal que explícitamente prohíba toda clase de discriminación y ofrezca protecciones vitales “en nuevos frentes”, más allá de los sitios de empleo.

Por su parte, Chad Griffin, presidente de “Human Rights Campaign”, reconoció que lograr la aprobación de la medida supondrá uno de los mayores retos de la comunidad gay en los próximos meses.