Congreso inicia receso de agosto con rosario de asuntos pendientes

Receso ofrece breve tregua a polarización entre demócratas y republicanos
Congreso inicia receso de agosto con rosario de asuntos pendientes
Foto: Archivo

Washington.- El Congreso de EEUU inicia este jueves su acostumbrado receso anual de agosto, dejando para septiembre próximo un amplio abanico de asignaturas pendientes, como el presupuesto para carreteras a largo plazo y prevenir un cierre parcial del gobierno.
La Cámara de Representantes ha concluido sus labores pero, según afirmaron a este diario fuentes legislativas, es probable que el Senado permanezca en sesiones unos días más antes de iniciar su receso.
A continuación, una lista de los principales asuntos – casi todos de corte económico- que aguardarán al regreso de los legisladores tras el breve paréntesis de agosto:
Fondos para carreteras.- La Cámara de Representantes aprobó el pasado miércoles una medida para financiar proyectos de infraestructura locales y estatales hasta el próximo 29 de octubre, proveyendo suficientes fondos hasta finales de año.
La medida, aprobada hoy por el Senado, también dota al Fondo Fiduciario de Carreteras (“Highway Trust Fund” o HTF, en inglés) de una infusión temporal de $8,000 millones para evitar su quiebra.
El reto en otoño será aprobar un presupuesto para la infraestructura para un período de diez años, y medidas para financiarlo, incluyendo un posible aumento en los impuestos a la gasolina.

Presupuesto para operaciones del gobierno.- El año fiscal 2015 concluirá el próximo 30 de septiembre, pero los legisladores tendrán que ponerse de acuerdo para aprobar fondos discrecionales para las operaciones de las agencias federales, o afrontar la amenaza de un cierre parcial del gobierno.
Además, el Senado aún no ha aprobado ni uno solo de los presupuestos de doce agencias federales para el año fiscal 2016.

Banco Export-Import.- El Senado aprobó hoy un presupuesto de $350,000 millones para proyectos de transporte, que incluye una medida para renovar la autoridad del Banco Export-Import, una institución que ofrece préstamos con bajos intereses a compañías de exportaciones.
La mayoría de los conservadores se opone a extender la autoridad del banco, que venció el pasado 30 de junio, y no está claro que la Cámara Baja apruebe pronto la versión del Senado.

Techo de deuda nacional.-  El Congreso tendrá que aprobar un aumento en el techo de endeudamiento de Estados Unidos más allá de los $18 billones actuales, para evitar que el Departamento del Tesoro entre en incumplimiento de pago para fines de año.

Planned Parenthood.- Varios líderes republicanos del Congreso han amenazado con suprimir los fondos federales al grupo de planificación familiar “Planned Parenthood”, que ofrece servicios de aborto en sus clínicas en todo el país.
El grupo ha estado en la mira de los conservadores desde que un grupo antiabortos divulgó un polémico video sobre las presuntas prácticas de Planned Parenthood de suministrar tejidos de fetos abortados para investigaciones médicas.
Planned Parenthood, el mayor proveedor de servicios abortivos en EEUU,  deriva alrededor del 41% de su presupuesto de fondos federales,  que en 2014 totalizaron poco más de $500 millones.
La Casa Blanca dijo este jueves que Obama se opondrá a cualquier esfuerzo que elimine fondos al grupo.

Ciberseguridad.- El Senado prevé someter a voto la próxima semana una medida para fortalecer la seguridad en el internet, a raíz de una serie de brechas de seguridad tanto en el gobierno como en el sector público este año.
La Cámara Baja aprobó por abrumadora mayoría su versión en abril pasado, que alienta a las empresas a compartir sus archivos y acceso a sus redes internas con los investigadores federales.
Si ambas cámaras del Congreso se ponen de acuerdo en una versión final, ésta sería la respuesta más contundente del gobierno federal a los ciberataques, que han comprometido la seguridad y confidencialidad de los datos de empresas y decenas de miles de consumidores.

Acuerdo con Irán.- El Congreso tendrá que someter a voto la aprobación del acuerdo que Estados Unidos suscribió con Irán para impedir que ese país tenga acceso a armas nucleares.
El acuerdo, que ha suscitado una febril campaña de presión ante el Legislativo de grupos a favor y en contra mientras dura el proceso de revisión de 60 días, ofrece a Irán alivios de las sanciones a cambio de que reduzca su programa nuclear.
La Casa Blanca ha dicho que el presidente Barack Obama vetará cualquier medida en contra del acuerdo, contenido en 159 páginas.