Luchan por el derecho a amamantar en la calle

Madres aseguran que se ha avanzado, pero aún falta camino por recorrer
Luchan por el derecho a amamantar en la calle
Belkis Urena amamantando a su hijo, Uriel de apenas mes y medio.

Luego de dos niñas, Rufina Pajarito se siente una madre experimentada. Pero aún así, en ocasiones, cuando da de amamantar en el transporte público, por ejemplo, hay cosas a las que no se acostumbra. “Los que vienen al lado a veces te quedan mirando feo”, dijo la mexicana, madre de Jacqueline, de seis años, y Elisa, de tres.
Y aunque Rufina reconoció que cada vez es menos común sentirse discriminada al dar pecho en público, cree que todavía hace falta crear conciencia sobre este derecho de las madres.
Por ello este viernes, junto a su marido, Inés Rigoberto Ramos, la mujer participó en una caravana de padres en el metro, como parte de la Semana de la Lactancia. “Estamos aquí por una mejor salud para los niños. Amamantar a los bebés es lo mejor para ellos”, dijo Rufina.

08-07-2015_021_Breastfeeding_Caravan

“Es el mejor regalo que les podemos hacer a nuestras niñas”, complementa su esposo, quien recuerda sorprendido cuando fue a la tienda de juguetes Toys R Us y encontró lugares especiales para amamantar. “Ojalá todas las tiendas de departamento los tuvieran”.
“Dar pecho no es una elección, es un imperativo de salud pública”, explicó Theresa Landau, directora del NYC Breastfeeding Leadership Council. “De acuerdo a estudios recientes, se estima que si el 90% de las mujeres dieran pecho exclusivamente por seis meses, Estados Unidos prevendría más de 900 muertes infantiles y ahorraría $13,000 millones al año”.

08-07-2015_022_Breastfeeding_Caravan
Tanto las expertas como las madres presentes explicaron que ya existen leyes para garantizar este derecho, pero todavía falta cambiar la cultura, para que no se repitan casos como el de Sheeren Matera, quien el año pasado demandó a la librería Barnes & Noble, luego de que la obligaran a cubrirse o retirarse cuando estaba amamantando a su hijo en la tienda.
Entre las hispanas, en todo caso, hay otros problemas que limitan este saludable hábito, dicen las madres presentes en la caravana. “Creo que las latinas se dejan llevar por el escepticismo y la belleza, no queremos que los senos se nos caigan”, indicó Belkis Ureta, dominicana y madre de Uriel Ramírez, de un año y medio. “Pero esto es muy saludable. Mi hijo se enferma muy poco”.
Además, también hay falta de información. “Muchas amigas mías tienen miedo a amamantar después de la cesárea, creen que se les va a abrir”, dijo Sofía Pérez, quien da pecho a su hijo Derek, de un año, quien nació de esa manera.

08-07-2015_004_Breastfeeding_Caravan
La pediatra Susan Vierzchalek explicó que -a diferencia de los estadounidenses- las latinas tienden a amamantar más, pero que uno de los problemas suele ser escuchar más a la publicidad que a los médicos. “Muchas veces madres vienen a mi consulta y me cuentan que se han cambiado a utilizar leche en polvo, haciendo caso al marketing”, expresó la doctora.

Conoce tus derechos

Numerosas leyes protegen el derecho de las madres a amamantar en público y en sus lugares de trabajo. El estado de Nueva York fue el primero en pasar una ley que dice que las madres pueden dar pecho en cualquier lugar, sin importar si su pezón está cubierto o no durante el proceso. Además, en 2007 se aprobó una ley estatal que protege a las madres que dan pecho en el trabajo y obliga a dar recreos gratuitos a quienes estén amamantando hasta los tres años. La discriminación en estos casos está prohibida por estas leyes.

Esfuerzo mundial

La Organización Mundial de la Salud está intentando aumentar en al menos un 50% el índice de amamantamiento exclusivo en los primeros seis meses, de aquí a 2025, debido a que esta alimentación cuenta con los mejores nutrientes y protege contra enfermedades respiratorias, diarrea y otros problemas de salud. Sin embargo, sólo un 38% de los niños en el mundo reciben exclusivamente leche materna y la falta de ésta contribuye a 800,000 muertes.