Jubilados hacen malabares para sobrevivir en NYC

La queja general es que el dinero que reciben es muy poco

La triste realidad de Angela Miranda, una mujer de 76 años que vive en El Bronx es cruda, ya que literalmente todos los meses hace malabares para lograr que le alcance el dinero que recibe del Seguro Social.

Después de haber trabajado por más de 20 años decidió retirarse a los 65, percibiendo la suma de $487 por mes. Si no fuera por la entrada que recibe su esposo por incapacidad -$1.097- no sabría como subsistir.

El dinero no le alcanza, y a duras penas logra pagar la renta de $400, los servicios y comprar lo necesario para comer, ya que solo le dan $48 en cupones de alimentos.

La mujer asegura que en su menú diario no puede incluir ni carne, ni verduras, ni frutas, porque son muy caras y debe estar supeditada a las ofertas que tengan los supermercados.

“Muchas veces no he tenido dinero para el tren, porque haciendo cuentas todo lo que me sobra por mes son $37 y esos chavos trato de guardarlos para alguna emergencia”, dijo Miranda que es oriunda de Puerto Rico pero vive en Nueva York desde 1960.

Para Enrique Sandoval la situacion es aún más difícil, él tiene que sobrevivir con $625 que recibe al mes y $200 en cupones de alimentos.

“Tengo que trabajar vendiendo carros por la izquierda para poder completar para pagar los servicios básicos como la luz y el teléfono”, dijo el hombre de 78 años que es originario de Ecuador y trabajó como vendedor de autos durante 30 años.

Sandoval, que vive en Manhattan, cuenta que si no trabajara a mitad del mes “no tendría para comer y ya me hubieran votado de mi apartamento”. El hombre que paga $359 de renta.

Otra que también pasa penurias para sobrevivir con el retiro del Seguro Social es la dominicana Ana Rodríguez. La mujer de 73 años, que se retiró hace 11 y que sólo percibe $776 por mes, exclamó que es “espantoso” lo que tiene que hacer todos los meses para poder sobrevivir.

“Lo que me dan me tiene que alcanzar para todos los gastos incluyendo renta, comida y pagar los servicios”, dijo en tono apesadumbrado.

Rodríguez reside en Manhattan y calcula que en sólo servicios paga $170, además de la renta, que asciende a $400.

“Las personas mayores tenemos que enfrentarnos no solo a lo poco que nos dan de jubilación y a las enfermedades que vienen con la edad, sino además a los caseros que nos acosan para sacarnos”, precisó.

?>