Los yankees vuelven a pisar suelo cubano

En su aniversario 89 Fidel Castro pide a EEUU 'el pago de millonaria deuda"; Secretario Kerry dice que visitará a disidentes
Los yankees vuelven a pisar suelo cubano
El lider cubano con los presidentes de Venezuela y Bolvia.
Foto: EFE

La Habana

Mientras la embajada de Estados Unidos en La Habana se prepara para la ceremonia formal de su apertura con John Kerry, el ex presidente Fidel Castro recordó ayer que Washington le debe “cuantiosos millones de dólares” a la isla comunista, supuestamente por los daños ocasionados por el embargo, que sigue vigente.

En su 89 cumpleaños, Fidel publicó una de sus habituales “Reflexiones” en el diario oficial Granma, bajo el título “La realidad y los sueños”, para hablar sobre Estados Unidos, ocho meses después de que comenzara formalmente el deshielo entre Washington y La Habana después de más de medio siglo de tensiones.

“Se adeuda a Cuba las indemnizaciones equivalentes a daños, que ascienden a cuantiosos millones de dólares como denunció nuestro país con argumentos y datos irrebatibles a lo largo de sus intervenciones en las Naciones Unidas”, manifestó Castro en un artículo firmado por el con fecha de hoy a la 1.23 de la madrugada.

En el marco del histórico acercamiento con Estados Unidos, el hermano de Fidel y actual presidente, Raúl Castro, ha exigido ya con anterioridad el pago de indemnizaciones por el embargo que Washington impone a Cuba desde los años 60, como condición para una normalización plena de las relaciones bilaterales.

Esta vez, el padre de la revolución cubana no abundó sobre el tema de las compensaciones que Cuba y Estados Unidos, que restablecieron sus nexos diplomáticos el 20 de julio, se reclaman mutuamente por propiedades estadounidenses expropiadas tras el triunfo de la revolución cubana o los daños provocados por el embargo, vigente desde 1962 y que el presidente Barack Obama ha pedido al Congreso levantar.

Tampoco hizo referencia a la histórica visita que hará mañana a la isla el secretario de Estado estadounidense John Kerry para reabrir formalmente la embajada de su país en la isla e izar la bandera de las barras y las estrellas en la legación diplomática norteamericana ubicada frente al emblemático Malecón habanero.

“No dejaremos nunca de luchar por la paz y el bienestar de todos los seres humanos (…) los mismos derechos que proclamamos cuando iniciamos nuestra lucha más los que emanen de nuestros sueños”, agregó en su escrito, el primero que publica desde el 8 de mayo.

El histórico deshielo entre ambos países fue anunciado de forma inesperada en diciembre de 2014 por Raúl Castro y Barack Obama. Washington y La Habana negociaron después durante seis meses las condiciones para reabrir sus embajadas cerradas en 1961.

Fidel Castro se ha pronunciado hasta ahora muy poco respecto al acercamiento de Cuba con su antiguo enemigo ideológico. En su primera reacción al deshielo, publicada más de un mes después del anuncio de diciembre, el ex presidente respaldó vagamente los pasos dados por su hermano.

“Defenderemos siempre la cooperación y la amistad con todos los pueblos del mundo” escribió entonces Fidel Castro respecto al diálogo con Washington, aunque recordando también que no confiaba en Estados Unidos y que él no había intercambiado “una palabra con ellos”.

Aniversario

Fidel Castro, que gobernó la isla durante casi medio siglo tras el triunfo de la revolución en 1959 y hasta 2006, cumple hoy 89 años. Las celebraciones por su aniversario se realizan desde hace años en un marco más bien discreto.

El cumpleaños de Castro, retirado del poder desde 2006 por razones de salud, es festejado este jueves en la isla con múltiples actividades y con la presencia del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien suele referirse al líder cubano como su “abuelo sabio” .

Castro vive desde hace años alejado de los focos públicos en su casa en el oeste de La Habana. Desde que se recuperó de la grave enfermedad que lo forzó a dejar el poder en 2006, se dedica a sus estudios sobre temas variados y publica esporádicamente artículos de opinión en la prensa cubana. A menudo recibe también a conocidos visitantes extranjeros a su paso por la isla.

Kerry en suelo cubano

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, emprende hoy la primera visita en 70 años de un jefe de la diplomacia estadounidense a Cuba, en la que dará un paso clave en el nuevo diálogo con el Gobierno cubano al tiempo que intenta garantizar a los disidentes que continuará apoyándolos.

Ocho meses después del histórico anuncio de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sobre el acercamiento bilateral, y casi un mes después de la apertura de las embajadas en las respectivas capitales, Kerry dará este viernes un paso simbólico clave para dejar atrás del todo una enemistad que duró más de medio siglo.

Su visita será la primera de un secretario de Estado estadounidense a Cuba desde 1945, y en ella izará la bandera de Estados Unidos en la embajada del país en La Habana, que comenzó a funcionar como tal el pasado 20 de julio, pero ha postergado toda celebración hasta la llegada de Kerry.

Durante las diez horas que pasará en La Habana, Kerry se reunirá con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, dará una conferencia de prensa junto a él y mantendrá dos ceremonias en la que se izará la bandera estadounidense.

La primera será la oficial en la embajada de EE.UU. en La Habana, y a ella asistirá la delegación estadounidense, compuesta por unos 20 funcionarios y legisladores norteamericanos, y algunos ciudadanos de los dos países, pero ningún disidente cubano.

El encuentro de Kerry con los disidentes se ha reservado para una segunda ceremonia que se celebrará de forma privada por la tarde en la residencia del encargado de negocios estadounidense en Cuba, Jeffrey DeLaurentis, y a la que acudirán “el doble” de invitados que a la cita en la embajada.