Jason Pierre-Paul, sin dedo pero con humor

Jason Pierre-Paul habla públicamente desde el accidente con fuegos artificiales en el que perdió un dedo
Jason Pierre-Paul, sin dedo pero con humor

Podrá haber perdido un dedo, pero no el sentido del humor.

Jason Pierre-Paul, el defensivo de los New York Giants al que le amputaron un dedo luego de sufrir un accidente cuando jugaba con fuegos artificiales el 4 de julio, aseguró que lo que le ocurrió “no es un revés” a su carrera.

En sus primeras declaraciones públicas desde el incidente, el All-Star manifestó a través de su cuenta de la red social Twitter: “Lo que me pasó no es un revés: Dios tiene planes más grandes para mí. Ningún otro hombre me puede juzgar acepto [sic] Dios mismo”.

Minutos después, Pierre-Paul se dio cuenta de que eligió la palabra equivocada y la corrigió en otro tuit: “Lo siento. Excepto. Es que perdí un dedo LOL”.

Sin embargo, su lesión sigue rodeada de misterio. Hasta el momento no ha habido una explicación sobre lo ocurrido esa noche, no se sabe a detalle la severidad de la lesión más allá del dedo amputado, no hay un pronóstico sobre lo que le tomará recuperarse y ni siquiera una fecha para su retorno.

Desde el percance, Paul-Pierre y los Giants parecían haber cortado comunicaciones. Representantes del equipo dejaron Florida, donde reside el jugador y lugar en el que ocurrió el accidente, sin realizar las charlas para extender su contrato.

Lo único que sabía hasta antes de las declaraciones de este domingo, fue lo que su compañero en la línea defensiva, Cullen Jenkins, le dijo a los medios sobre sus recientes intercambios con Pierre-Paul vía mensajes de texto.

Su actitud es… esta lesión le hizo poner las cosas en perspectiva. Se ha dado cuenta de que pudo haber sido mucho peor, aunque se le escucha de buen ánimo cuando hablo con él. Sabe que tiene que trabajar y componerse, y sabe que no va a ser fácil”, dijo Jenkins, uno de las pocas personas con las que Pierre-Paul se ha mantenido en contacto.

Su ausencia, en tanto, se ha sentido en los primeros juegos de pretemporada de los Giants. Ante los Jacksonville Jaguars y los Cincinnati Bengals, la línea defensiva simplemente no presentó ninguna amenaza ante los quarterbacks rivales.

Era todo lo contrario con Pierre-Paul en esa defensa apenas la temporada anterior. Ahora los Giants bregarán sin su estrella, mientras que él cuenta sus bendiciones.