10 secretos para mantenerte a salvo en el consultorio médico

Consejos internos que probablemente no obtendrás de tu médico o aseguradora
10 secretos para mantenerte a salvo en el consultorio médico
Estos consejos te ahorrarán padecimientos... y dinero.
Foto: Consumer Reports

Si pagas miles de dólares de tu bolsillo por cuidados de salud, no estás solo. El 12% de los estadounidenses gastaron más de $5,000 de su bolsillo en 2013, de acuerdo con una encuesta reciente de Consumer Reports. Y esto ni siquiera incluye medicamentos de receta o primas de seguros.

El alto costo de los cuidados de salud está arrasando con los aumentos de salario de los estadounidenses”, dice Lisa Gill, editora de medicamentos de Consumer Reports. “Nuestra encuesta también muestra que una gran cantidad de personas están preocupadas por esos costos por las nubes y quieren más información sobre costo y calidad.”

Para ayudar a los consumidores a obtener este tipo de información, Gill habló recientemente en Spotlight Health, parte del Festival Aspen Ideas, e identificó los 10 tips más importantes de Consumer Reports para sacarle jugo a cada dólar que gastas en atención médica.

1.  Tu seguro podría no ofrecer el mejor trato por tus medicamentos

Todas las farmacias de cadena, tiendas grandes, Target, Wal-Mart y tiendas de descuento como Costco, ofrecen cientos de medicamentos genéricos a precios muy descontados. En algunos casos, podrías encontrar precios tan bajos como $4 por un suministro de un mes o $10 por uno de tres meses, lo que probablemente es más bajo que el copago de tu aseguradora. ¿No tienes una membresía de Costco? No hay problema. Puedes comprar en sus farmacias sin una membresía en todos los estados.

2. Diferentes farmacias en la misma zona podrían cobrar precios muy diferentes por los medicamentos

Busca los mejores precios para los medicamentos que necesitas y pide descuentos. Muchas personas ni siquiera saben que pueden negociar el precio de los medicamentos. “No pensarías que comprar un medicamento es como comprar un auto”, dice Gill, “pero a menudo puedes negociar el precio en una farmacia independiente.”

3. Estas 3 pruebas de detección te podrían hacer más daño que bien

Los médicos están pidiendo más pruebas de detección que nunca, en parte porque las pueden cobrar por separado. Pero las pruebas a menudo se solicitan de forma innecesaria y pueden llevar a más pruebas innecesarias y caras que también podrían poner en riesgo tu salud. Sigue los siguientes enlaces para conocer más.

  •  EKG (electrocardiograma) y prueba de esfuerzo
  • MRI y CT scans para el dolor de espalda baja
  • Pruebas de densidad de hueso para mujeres con bajo riesgo

 4. Evita los tratamientos para niveles de testosterona baja o “Low-T”

A menos que hayas sido diagnosticado con una condición llamada hipogonadismo, que tiene síntomas como decremento en el pelo facial y corporal y desarrollo de tejido de mama, estos medicamentos no son necesarios y traen consigo efectos secundarios peligrosos.

5. Evita tomar medicamentos para el dolor como Vicodin, Percocet y Oxycontin

Entre otros problemas, los opioides mandan a casi medio millón de personas a las salas de emergencia cada año, de acuerdo con los CDC o Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU. Hay evidencia muy limitada sobre si reducen el dolor o si son seguros para usar a largo plazo. Además, el riesgo de adicción a los mismos se subestima, dice Gill.

6. Haz que los proveedores de cuidados de salud te vean como una persona, no como un paciente

Los errores médicos e infecciones en hospitales están ligados a 440,000 muertes anualmente. En una encuesta nacional de Consumer Reports, aquellos que dijeron que “rara vez” eran respetados por el personal médico de un hospital tenían 2.5 más probabilidades de experimentar un error médico. Hay pasos que puedes tomar para reducir tu riesgo como pedir a los médicos y enfermeras que no usen un lenguaje médico incomprensible y pedirles que se sienten cuando hablen contigo.

7. Evita los suplementos dietéticos

Evita los suplementos dietéticos, especialmente aquellos para mejorar el desempeño sexual, desarrollar músculos y perder peso. Los suplementos de estas 3 categorías a menudo se asocian con problemas de seguridad, además de contener medicamentos de receta médica o experimentales que son peligrosos. En EEUU, los suplementos no tienen que ser evaluados para comprobar que son efectivos o seguros antes de ser vendidos, lo que aumenta estas preocupaciones

8. No tomes antibióticos de forma innecesaria

El uso excesivo de antibióticos está generando “superbacterias” resistentes. Estas bacterias causan infecciones que no se pueden controlar, aun con múltiples medicamentos. Las bacterias resistentes a antibióticos infectan a más de 2 millones de personas en EEUU anualmente y causan la muerte de al menos 23,000. “Mientras que es esencial tomar antibióticos para ciertas infecciones bacterianas, muchas afecciones, como infecciones de ojos u oídos, por lo general desaparecen sin necesitarlos”, dice Gill. “Y estos medicamentos no son necesarios para enfermedades como resfriados o la influenza.”

9. Las compañías aseguradoras están amontonando enormes reservas financieras en lugar de compartir los ahorros contigo

Las autoridades reguladoras requieren que las compañías aseguradoras mantengan cierta cantidad de dinero en el banco, pero un nuevo análisis de Consumer Reports descubrió que muchas aseguradoras sin fines de lucro han guardado enormes excedentes, mucho mayores de lo requerido por los reguladores. En algunos casos, llegan a mil millones de dólares o más,” dice Gill. “Esto es como una píldora amarga que los consumidores se tienen que tragar conforme sus primas de seguros aumentan.”

10. Puedes pelear contra las facturas médicas “de sorpresa”

Una encuesta nacional de 2015 del Centro Nacional de Investigación de Consumer Reports descubrió que casi una tercera parte de los estadounidenses han recibido facturas médicas sorpresa después de una estadía en el hospital o de un procedimiento programado.

Algunas personas reportan haber recibido facturas sorprendentes e inesperadas aún después de revisar bien que su hospital está dentro de la red cubierta por su seguro. Esto se debe a la práctica de “balance de facturas”, que permiten a los médicos que podrían no estar en la misma red que el hospital, cobrar a los pacientes la porción de sus cuotas que la aseguradora no paga bajo la cobertura fuera de la red. “Si acabas con una factura sorpresa, vale la pena pelearlo,” dice Gill.

También puedes negociar: pídele al médico que reduzca la factura o que vuelva a calcular el precio como si fuera parte de la red. Toma medidas para reducir el riesgo de recibir estas facturas, como llamar a tu compañía aseguradora y volver a revisar que estés usando proveedores dentro de la red, en lugar de revisar el sitio web que podría tener errores o no estar actualizado.

Visita Choosing Wisely (Cómo Elegir Sabiamente) para obtener más información sobre pruebas, tratamientos y procedimientos que deberías cuestionar o evitar. Los folletos están en inglés y español.

– Lauren Cooper