Buscan que paguen por condena errónea de hispano

Viuda de William López lucha por conseguir una indemnización ya que su esposo fue exonerado tras pasar 23 años preso
Buscan que paguen por condena errónea de hispano
Alice y William López juntos desúes de su excarcelación .

“Mi esposo no era un ángel, pero no cometió el crimen del que lo acusaron en 1989 en Brighton Beach”, dijo Alice López (54), la viuda de William López, quien estuvo preso por 23 años antes de que fuera exonerado en enero de 2013.
Alice contó, con una sonrisa, que una vez él robó un vehículo repartidor de bagels porque iba tarde al trabajo y de otros dos incidentes no violentos por los que nunca estuvo en la cárcel. Según la viuda, López fue un trabajador juicioso que durante 14 años instaló sistemas de enfriamiento.
En 1990 la Fiscalía de Brooklyn encabezada por Charles Hynes condenó de 25 años a cadena perpetua a López por la muerte de un vendedor de drogas. La testigo clave fue una drogadicta ya fallecida que testificó a cambio de inmunidad en otro caso. En el proceso no fue considerado el testimonio de otro testigo que describió el pistolero como un hombre negro de 6’3’’ pies. López medía 5’8 y era trigueño.
Cuando el juez federal Nicholas Garaufis ordenó la excarcelación escribió que: “consideré la evidencia débil y corrupta y la defensa mal preparada”.
A pesar de salir luego de más de décadas tras las rejas, López sólo disfrutó su libertad por 20 meses, ya que murió el pasado 20 de septiembre a los 55 años de un ataque de asma.

Ahora la viuda lucha junto a su abogado por una millonaria compensación, que no especificó. “Si cuando él salió hubiéramos recibido una fracción de lo que pedimos, habríamos buscado una vida mejor y así contrarrestado los males del asma”.

Fiscal que busca un cambio

El fiscal Hynes nunca reconoció su error y aún después de la excarcelación se empeñó en entablar un nuevo juicio contra López. Fue sólo hasta que el nuevo fiscal Kenneth Thompson asumió el cargo en 2014, que se exoneró por completo al hispano
El caso de López es uno de los 14 condenados por error que han logrado su libertad desde que Thompson reemplazó a Hynes, y su oficina realizara una nueva revisión de los procesos. El vocero de Thompson dijo a El Diario que la Fiscalía no comenta sobre estas condenas erróneas o sobre otros casos similares en curso.
Entre esos 14 exonerados resalta el caso de Darryl Austin que estuvo encarcelo 13 años por un asesinato que no cometió, y quien murió en 2000 en prisión y fue exonerado post mortem en mayo de 2014. También el de William Stuchey Jr., que pasó 16 años en la cárcel por asesinato y murió en 2001. Su caso fue eliminado en octubre de 2014.
Además de aclarar estos casos, la oficina de Thompson también trabaja en mejorar otros procesos del sistema judicial como eliminar muchos de los delitos menores. En junio pasado lanzó la iniciativa “Begin Again” (“Comenzar de nuevo”), para dar la oportunidad a las personas que tienen citaciones pendientes por delitos menores, a que resuelvan su situación y tengan una segunda oportunidad.

Gracias a un dominicano

Alice López, neoyorquina hija de española y turco, no es feliz en el apartamento cerca al zoológico de El Bronx que habitó con su esposo tras ser liberado. En esa misma vivienda falleció López por un severo ataque de asma, enfermedad que padecía desde la infancia.
La viuda, que trabaja en la Oficina de Motores y Vehículos, conoció a William en la cárcel en mayo de 1993 cuando acompañó a una amiga a visitar a su esposo a la prisión. Se casaron tres meses después y lo siguió visitando cada semana. “Siempre confié en su inocencia porque leí los documentos”, contó.
La persona clave para acelerar a López fue Jeffrey Deskovic, un luchador contra las condenas injustas que pagó 16 años de cárcel por una violación que no cometió. Gran parte de la millonaria compensación que recibió la ha usado para ayudar a personas con casos similares.
“Contraté un investigador privado que encontró en República Dominicana a un hombre que declaró vía Skype en 2012 que el hombre sentado en la corte (William López) no había cometido el crimen. Fue un segundo testigo en describir a un hombre negro de más de seis pies”, dijo.
Deskovic se convirtió en el mejor amigo de la pareja. Les dio hospedaje, comida, y pagó dos meses de arriendo del apartamento en El Bronx. “Mi esposo y yo tuvimos una vida bonita. Íbamos al cine o a cenar y él se pasaba horas en almacenes admirando las últimas tecnologías”, contó Alice.
Pero el ajuste fue tortuoso: William escondía la comida o se metía a la ducha con la ropa interior como si estuviera en la cárcel. Era malhumorado, perdía objetos y llegaba tarde a las citas. Un psiquiatra diagnosticó estrés post traumático y depresión. “Pero no era un hombre amargo”, insistió la viuda Alice.
Mostrando fotos de un hombre musculoso, la viuda contó que López sabía defenderse solo pero evitaba meterse en problemas. “Nunca dejó de escribir cartas de ayuda incluyendo a Garaufis, quien finalmente respondió”.
En caso de lograr una compensación, Crystal López (28) la hija de William y residente de Utica, al norte de Nueva York y con la que nunca tuvo ninguna relación según Alice, recibiría la mitad de la indemnización. Ella es madre de tres y espera otro hijo.

Caso en todo EEUU

Desde que comenzó el Registro Nacional de Exoneraciones de la Escuela de Leyes de la Universidad de Michigan en 1989, se ha contabilizado la liberación de 1,649 personas en EE.UU. después de haber sido erróneamente condenadas.

14 exonerados en Brooklyn

  • Shariff Wilson, preso 21 años. Liberado en febrero de 2014.
  • Anthony Yarbough, 21 años en la cárcel. Liberado en febrero de 2014.
  • William López, encarcelado 23 años. Liberado en enero de 2013, exonerado en marzo de 2014.
  • Jonathan Fleming, encarcelado 24 años. Liberado en abril de 2014.
  • Darryl Austin, encarcelado 13 años. Fallecido en 2000 y su caso eliminado en 2014.
  • Robert Hill, encarcelado 27 años. Liberado en mayo de 2014.
  • Alveana Jennett, encarcelado 20 años. Liberado en 2007 y su caso eliminado en mayo de 2014.
  • Roger Logan, encarcelado 17 años. Caso eliminado en junio de 2014.
  • David McCullum, encarcelado 29 años. Caso eliminado en octubre de 2014.
  • Willie Stuckey Jr., encarcelado 16 años. Murió en prisión en 2001. Exonerado en octubre de 2014.
  • Derrick Hamilton, encarcelado 21 años. Caso eliminado en enero de 2015.
  • Michael Waithe, encarcelado 1.5 años. Encarcelado en febrero de 2015. Enfrenta deportación.
  • Carlos Davis, encarcelado 8.5 años. Liberado en 2015.
  • Joel Fowler, encarcelado 7.5 años. Exonerado en agosto de 2015.