EEUU puede ampliar ayuda para responder a crisis migratoria en Europa, aseguran expertos

Europa afronta sus propias presiones para una reforma migratoria  

Washington.- Así como miles de inmigrantes cruzan el Río Bravo hacia EEUU huyendo de la violencia en Centroamérica, otros miles llegan por mar y tierra a Europa provenientes del Medio Oriente, el este de Africa y el sur de Asia, afectados por conflictos civiles, lo que ha creado una crisis migratoria sin precedente en Europa.

Miles de mujeres, hombres y niños que huyen de la violencia en Medio Oriente han encontrado la muerte en aguas del Mediterráneo o han sido abandonados a su suerte por contrabandistas.

Esa crisis, alimentada en parte por el conflicto en Siria y la lucha campal contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS), ha aumentado las presiones para que el Viejo Continente implemente una reforma migratoria y ponga coto al mortífero contrabando de personas y, según expertos entrevistados por este diario, también EEUU puede hacer más por mitigar el problema.

¿Qué puede hacer EEUU?

La crisis en Europa ha recibido escasa atención mediática en EEUU pero, según expertas consultadas por este diario, el gobierno de Washington puede jugar un papel clave para ayudar a los países afectados, tomando en cuenta su vasta experiencia en el manejo de flujos de migrantes y el tráfico humano.

“La razón por la cual hay mucha inestabilidad en Medio Oriente tiene que ver con las pasadas políticas de EEUU; ISIS surgió de nuestra guerra en Irak, y con esto no quiero sugerir que EEUU es el único factor… pero ISIS está causando mucho daño y EEUU no está desconectado del asunto”, afirmó Doris Meissner, directora de política migratoria del Instituto de Política Migratoria (MPI, en inglés).

Según la experta, EEUU puede mostrar mayor liderazgo y persuadir a otros países a que se impliquen en la respuesta a la crisis para minimizar la desestabilidad en la región, además de que puede incrementar su aceptación de refugiados.

LEA TAMBIÉN: 

Hallan cuerpos de niños entre migrantes muertos en Austria
El Papa pidió mayor coopeación para frenar la crisis migratoria
¿Y si abren de par en par las fronteras de la migración?
Decenas de migrantes mueres asfixiados en un camión en Austria

Meissner, excomisionada del extinto Servicio de Inmigración y Naturalización de EEUU (INS), precisó que EEUU puede proveer más fondos a países receptores de refugiados, como Turquía, Jordania y el Líbano,  de manera que se amplíen las instalaciones y los servicios de comida, agua, albergue y cuidado médico para los desplazados.

Meissner está convencida de que, pese al pobre manejo de su propia crisis humanitaria en la frontera sur en 2014, EEUU ha tenido a través de décadas recientes amplia experiencia en controlar la oleada de refugiados de países como Vietnam, Cuba, Haití y Centroamérica, y puede asesorar a los países europeos si así lo solicitan.

Por su parte, Michelle Brané, directora del programa de Derechos y Justicia para Inmigrantes, de la Comisión de Mujeres para Refugiados (WRC, en inglés), consideró que EEUU puede, sobre todo, abrir sus puertas a más refugiados.

“EEUU tiene responsabilidad de aceptar a quienes buscan asilo o refugio,  en cumplimiento del derecho internacional y leyes federales que le exigen dar protección a quienes huyen de la persecución”, afirmó Brané.

La experta señaló que el programa de reasentamiento de refugiados tiene ahora un límite anual de 70,000 plazas, de las cuales solo un pequeño número está destinado a sirios.

“EEUU ha tenido el programa de reasentamiento de refugiados más generoso en el mundo, pero frente a la crisis global, no es suficiente. Podemos y debemos aceptar a más refugiados en EEUU… Alemania ha acordado dar asilo a 800,000!”, exclamó.

Una crisis descomunal

La inestabilidad política, la persecución y la pobreza en varias regiones han dado pie a lo que un informe reciente de Naciones Unidas calificó como uno de los peores desplazamientos globales de los que se tenga registro –unos 54.4 millones de refugiados y desplazados en 2014- y advirtió de que la situación probablemente se agravará más.

En lo que va del año, al menos 2,500 personas han perdido la vida al buscar santuario en Europa y no hay visos de solución.

Dos incidentes de la semana pasada fortalecen la narrativa de desesperación de los migrantes: 71 personas, incluyendo cuatro menores, fueron encontradas en estado de putrefacción en la parte trasera de un camión abandonado en Austria, mientras que otras 117 personas murieron ahogadas en el Mediterráneo poco después de que su raquítica embarcación partió de las costas de Libia.

La Comisión Europea, con sede en Bruselas (Bélgica), ha condenado los actos “siniestros y criminales” de los contrabandistas, y anunció la semana pasada un desembolso adicional de 5.2 millones de euros para asistencia humanitaria en el puerto de Calais, en Francia.

El Alto Comisionado para Refugiados de Naciones Unidas, António Guterres ha lamentado tanto la continua impunidad de quienes desatan conflictos civiles como la aparente “incapacidad de la comunidad internacional de trabajar en conjunto para frenar las guerras y preservar la paz”.