Aprueban norma para alertar sobre la sal

Las dietas altas en sal incrementan la presión arterial y el riesgo de problemas del corazón y ataques
Aprueban norma para alertar sobre la sal
El nuevo ícono en blanco y negro en forma de un salero que se colará en los menú.

A partir del primero de diciembre las cadenas de restaurantes como McDonalds, Burger King, y otros negocios con más de 15 locales, tendrán que colocar en sus menús un símbolo alertando a los clientes cuando un alimento tiene más sal de la recomendada.
La medida, que fue aprobada este miércoles por unanimidad por los miembros de la Junta de Salud del Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad, pretende reducir el consumo de sodio entre los neoyorquinos y así prevenir el aumento de enfermedades cardiovasculares ocasionadas por la ingestión de sal.
La comisionada de salud, Mary Bassett, destacó que esta información “será valiosa para los consumidores y para proteger a la gente sobre enfermedades que ocasionan el consumo alto de sodio”.
Una vez entre en vigor la norma, que es la primera de su tipo en toda la nación, en cada menú deberá aparecer un icono en blanco y negro en forma de un salero dentro de un triángulo, que indicará que esa comida excede la cantidad recomendada diaria de consumo de sodio que es de 2,300 miligramos.
La medida es mandatoria para cadenas con 15 o más restaurantes que funcionen bajo el mismo nombre.
Los menús que deben tener el ícono incluyen las tres comidas básicas, postres, lista de bebidas y menú para niños. Además, el símbolo con el alerta debe ser colocado no solo en las comidas que se ofrecen en los locales, sino a través del internet, panfletos y menús electrónicos.

A favor y en contra

Julian Osorio, asiduo cliente de un McDonalds en el Bajo Manhattan, dijo estar de acuerdo con la medida. “La mayoría de los consumidores no sabemos lo que contienen los alimentos. Así que está bien que uno sepa lo que va a comer y más aún si eso hace daño a la salud”, dijo.

Otra clienta que manifestó sentirse satisfecha con la medida fue Dora Mora. “Está bueno no solo para uno de grande sino para los hijos, porque comemos sin darnos cuenta que esto nos afecta a todos”, dijo la mujer que admitió que cuando sea implementada la norma, lo tendrá en cuenta a la hora de ordenar sus comidas.
Entre tanto, la normativa no fue bien recibida por representantes de los restaurantes. Melissa Fleischut, directora ejecutiva de la Asociación de Restaurantes del Estado de Nueva York dijo sentirse decepcionada con la regulación: “Esto es sólo el último de una larga letanía de aros superfluos que los restaurantes -aquí en Nueva York- deben atravesar. Cada una de estas nuevas leyes, engorrosas, hacen que sea más y más duro para los restaurantes encontrar el éxito”.
Deepthiman Gowda, miembro de la junta de salud, defendió la decisión indicando que “realmente representa, para mí, el siguiente paso en permitir que nuestra comunidad tenga a mano la información útil para tomar mejores decisiones de salud “, dijo.
Se estima que la norma se aplicará a por lo menos el 10% de los componentes de los menú de las cadenas de restaurantes de la ciudad de Nueva York, que representan aproximadamente un tercio de todos los establecimientos de venta de comida de la Gran Manzana.