Terrorismo: la estrategia de unas maras sofisticadas

La complejidad de sus operaciones le pone nuevos retos al gobierno de Sánchez Cerén
Terrorismo: la estrategia de unas maras sofisticadas
Coche bomba del pasado jueves.
Foto: Diario 1

SAN SALVADOR

Masacres, ataques con granadas y finalmente, colocación de “cochebombas” en diversos lugares, configuran  una nueva escalada de violencia de las pandillas o maras en El Salvador, lo que ha puesto en alerta a las autoridades que despliegan sus fuerzas para tratar de contrarrestar  el flagelo que agobia a esta pequeña nación  centroamericana.

El analista en temas de violencia, Carlos Ponce, opinó que “estamos ante organizaciones criminales que han desarrollado un nivel de sofisticación sumamente elevado en acciones que se asemejan a las empleadas por grupos terroristas”.

Se refiere a las acciones de los llamados “cochebombas”, que han sido localizados entre junio y septiembre del presente año; dos de los vehículos no se activaron, sino solo el último, que el jueves pasado estalló y se incendió en las inmediaciones del Ministerio de Hacienda, encargado de recaudar los fondos que emanarán de un impuesto a los usuarios de la telefonía, con lo que se financiarán los planes antidelincuenciales.

Ponce consideró que las pandillas hicieron un “cálculo” diseñado con precisión y enfoque que sugiere una “capacidad nunca antes evidenciada” por las pandillas, dado que el impuesto que se cobrará es impopular.

Por otra parte, el Fiscal General de El Salvador, Luis Martínez, confirmó que la orden de estallar el “cochebomba” procedió de un líder pandillero preso en el oriente de esta nación centroamericana, quien será trasladado a un penal de máxima seguridad y procesado judicialmente.

El llamado “cochebomba” estalló el jueves pasado en horas de la noche en las inmediaciones del Ministerio de Hacienda, ubicado en una zona céntrica de San Salvador, la capital de este país. El estallido no causó daños humanos.

Según las primeras investigaciones de la policía y la fiscalía, fueron tres hombres los que dejaron abandonado el vehículo que luego estalló y se incendió parcialmente. Tal vehículo tenía reporte de robo.

El fiscal Martínez aseveró que la orden de hacer estallar este último “cochebomba” fue dada desde la cárcel de Gotera, en el departamento oriental de Morazán. “Vamos a trasladar al cabecilla responsable, hacia el penal de Zacatecoluca”, apuntó Martínez, refiriéndose al penal de máxima seguridad conocido por “Zacatrás”.

El gobierno actual, que preside Salvador Sánchez Cerén, ha calificado esta acción, así como otras anteriores de su naturaleza como “actos terroristas”.

Reacción oficial

El mes pasado la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó a jueces aplicar todo el peso de la ley de terrorismo a pandilleros que atenten contra agentes oficiales, instituciones del Estado y población en general.