Papás: Lleven a sus hijos a la escuela este 22 de septiembre

Papás: Lleven a sus hijos a la escuela este 22 de septiembre
Cuando un padre se involucra y aboga por la educación de su hijo, envía un mensaje poderoso a los maestros. /SHUTTERSTOCK

Mi padre fue mi primer maestro y, sin lugar a duda, mi mayor apoyo. Él me enseñó el valor de asistir a la escuela diariamente, la importancia de alzar la mano en clases, y lo indispensable de sostener un debate animado, ya sea en clases o durante la cena. El 22 de septiembre es el “Día de los papás llevar a sus hijos a la escuela” (Take your Child to School Day), y en este sentido, quisiera instar a todos los papás y figuras masculinas a que lleven a sus niños a la escuela y que participen en las actividades escolares del día.

Quisiera aprovechar y resaltar la importancia de que las familias participen en la trayectoria académica de sus hijos. Cuando usted se involucra y aboga por la educación de su hijo, usted envía un mensaje poderoso a nuestros maestros, y sobre todo, a nuestros estudiantes de que una buena educación sí importa y que usted sólo aceptará lo mejor. Me consta que cada niño es capaz de  triunfar siempre que sus padres y adultos a cargo les demuestren que creen en ellos.

De mi parte, tuve la gran suerte de crecer en un hogar donde el aprendizaje era siempre valorado.  Aunque contaban con un mínimo de educación formal, mis padres estaban convencidos de que la educación era la raíz de una vida exitosa. En la escuela tuve maestros que me orientaban, pero fueron las experiencias reales de mi padre y sus cuentos de su España natal que sirvieron para moldear aún más mi educación y mi forma de ver el mundo. Mi padre trabajaba conmigo en la casa, me llevaba a la biblioteca, fomentaba en mí mi sentido inquisitivo, y buscaba noticias de la prensa y libros sobre la historia y perspectiva cultural de nuestra familia. Recuerdo claramente a mi padre leyéndome cuentos de hadas de noche en español, de un libro que él había pedido de  España. En la medida que fui creciendo, mi papá siempre me animaba a que siguiera mi vocación, que resultó ser educación. Años más tarde y ya convertida en abuela, atesoro cada momento que paso junto a mis nietos, conversando alrededor de la mesa durante la cena y apoyando su educación y crecimiento.

No hace falta escuchar mi historia para saber que la participación y el apoyo de los padres es vital desde el momento del nacimiento del niño. Los padres que apoyan el proceso educativo ayudan a sentar las bases del éxito escolar de sus hijos. Todos nosotros, directores, maestros, estudiantes y familias, trabajamos juntos para cumplir nuestros objetivos como comunidad.

Que quede bien claro: nuestros estudiantes necesitan nuestra guía para poder triunfar, y es nuestro deber como educadores, padres y abuelos garantizar que nuestros estudiantes reciban apoyo académico, social y emocional. En mi mente no cabe la menor duda de que los padres, particularmente los papás y las figuras masculinas, deben jugar un rol vital en la carrera académica de los hijos. Así que, papás, por favor no olviden traer a sus hijos a la escuela este 22 de septiembre y pregunten cómo pueden ser parte de la comunidad escolar.