Carwasheros: Será un honor compartir con el Papa

Tres trabajadores esperan hablar con el Pontífice este viernes en East Harlem
Carwasheros: Será un honor compartir con el Papa
Archivo

Será un gran honor para nosotros asistir a una reunión con el Papa Francisco, el Papa del Pueblo. En el corto tiempo que ha sido Pontífice, ha demostrado su compromiso para ayudar a los inmigrantes y a los trabajadores de bajos ingresos y luchar por la justicia económica en todo el mundo.

Él es un gran hombre y nosotros no somos más que inmigrantes, “carwasheros” que trabajamos largas horas para poner comida en la mesa para nosotros y nuestras familias. Sin embargo, él quiere reunirse con nosotros y otros trabajadores de bajos ingresos en toda la ciudad de Nueva York, para sentarse con nosotros el viernes en el colegio Nuestra Señora Reina de los Ángeles en East Harlem, para escuchar nuestras historias.

No sabemos si nos va a conceder la palabra, pero si lo hace, le contaremos una historia que es muy parecida a las de otros inmigrantes — y una que le importa profundamente.

Le diremos cómo hemos venido aquí de otros países y encontramos empleos; trabajo duro con largas jornadas y bajos salarios, sin pago de horas extras ni beneficios. A muchos de nosotros se nos pagaba por debajo del salario mínimo y nos robaban nuestras propinas, una historia muyconocida para los trabajadores inmigrantes.

Le diremos cómo nos unimos a la Campaña de Lavado de Autos con las organizaciones Comunidades por el Cambio Nueva York, Se Hace Camino Nueva York y el Sindicato de Trabajadores de Venta al Por Menor, Mayoreo y Tiendas de Departamentos (RWDSU) durante los últimos tres años y cómo esto cambió nuestras vidas.

Salimos a las calles, participamos en huelgas, recibimos un gran apoyo de la comunidad y de los políticos electos de la ciudad y el estado, algunos de los cuales fueron arrestadospor apoyarnos en nuestra lucha por la justicia, la dignidad y el respeto.

Logros en el sector

Nosotros y nuestros compañeros de trabajo en diez compañías diferentes votamos para unirnos a RWDSU, hemos firmado contratos con nuestros empleadores y se nos paga un salario decente con fuertes protecciones laborales y beneficios, algo que nunca hubiéramos imaginado. Esperamos que todos los hombres y mujeres como nosotros sean capaces de lograr cosas semejantes.

Le diremos cómo, gracias a la Campaña de Lavado de Coches, ahora tenemos una ley llamada la Ley de Responsabilidad de los Car Wash, que regula a las compañías de lavado de autos, les exige tener una licencia y nos protege contra el robo de salarios. Queda mucho por hacer, pero temos tenido muchos logros.

Y le diremos lo orgullosos que nos sentimos de ser parte de un movimiento creciente para mejorar la vida de todos los trabajadores inmigrantes; lo felices que estamos de que él se ha comprometido personalmente y a la iglesia demejorar las vidas de hombres y mujeres como nosotros.

Sería un honor contarle todo esto, con la certeza de que está comprometido a ayudar a los inmigrantes y a los trabajadores de bajos salarios — sin importar dónde se encuentren ni lo que hacen para ganarse la vida.