Primera víctima mortal de la marihuana sintética

Oscar Ramos, un constructor de Brooklyn, fue hallado muerto en su apartamento con una bolsa de K2 cerca de su cuerpo
Primera víctima mortal de la marihuana sintética
Hay que aprobar leyes más estrictas para frenar venta de esta droga en NYC.

Un constructor de Brooklyn podría ser la primera víctima mortal que deja la marihuana sintética o K2 en la ciudad de Nueva York.

Oscar Ramos (38) fue encontrado inconsciente en el piso de su apartamento en Kensington el pasado 27 de julio, según reportes de la Policía. Al lado de su cuerpo se encontraba un paquete vacío de la droga.

Su familia, en medio de la tristeza de perder a su ser querido, dijo que él no tenía problemas de drogas. “Él era un hombre normal. Tal vez esa fue la primera vez”, dijo su hermana Elia Ramos (38), al Daily News.

Ramos era el padre de tres niños, uno que se encontraba en camino. Al ser encontrado inconsciente en el apartamento de sus padres, fue trasladado al Maimonides Medical Center, en donde murió al día siguiente.

Manny Ramos, el hermano de la víctima, dijo que su hermano acababa de salir de prisión, en donde permaneció por 17 años. “Mi hermano estaba tratando comenzar una nueva vida. Quería mudarse para New Jersey para estar con su esposa y sus hijos, y luego pasa esto”.

NYPD indicó que se practicó una autopsia preliminar en la que se concluyó que la causa de su muerte fue el consumo de k2. Sin embargo, la oficina médica contradijo el reporte al decir que la causa de su muerte todavía es inconclusa y que quedan otros estudios pendientes.

El pasado miércoles, las autoridades hallaron 2 millones de paquetes de k2 avaluados en $10 millones. 

LEE: TODO SOBRE LA MARIHUANA SINTÉTICA (K2)

Esta droga, que combina varios químicos con la marihuana, se vende entre $2 y  $5 cada bolsa en las calles y se está volviendo popular entre los adolescentes y desamparados.

Datos oficiales indican que el número de visitas a las salas de emergencia de hospitales ha incrementado en los últimos meses de manera desproporcionada. Entre el primero de abril y el 3 de septiembre hubo 4,700 visitas a las salas de emergencia comparado con las 230 visitas que había en este mismo período en el 2014.