México adiestrará “cascos azules” para misiones de paz a partir de 2018

La naciones se comprometieron a reforzar las fuerzas de mantenimiento de paz con unas 40,000 nuevos efectivos

Guía de Regalos

México adiestrará “cascos azules” para misiones de paz a partir de 2018
Asamblea de la ONU

Decenas de países se comprometieron a reforzar las fuerzas de mantenimiento de paz de la ONU con unas 40,000 nuevos efectivos, además de nuevos equipos y tecnología para ayudar a los “cascos azules” a adaptarse a nuevas amenazas y modernizar la actuación de esas misiones militares.

Más de 50 países, entre ellos España, Colombia, México, Chile, Brasil, Perú, Uruguay y El Salvador, participaron en una cumbre impulsada por Estados Unidos para promover una reforma de las misiones de paz de las Naciones Unidas, necesitadas de mayores efectivos, recursos, transparencia y rendición de cuentas.

Durante su participación, en la Asamblea General de la ONU, el presidente Peña Nieto indicó que a partir de 2018 su país “contará con su propio centro de adiestramiento para el personal que será desplegado en las misiones de paz de la ONU”.

“Las situaciones en las que están desplegadas las misiones de paz nunca han generado tantos retos, porque sus tareas se han multiplicado y enfrentan extremistas, grupos criminales y otros que no muestran ningún respeto por el derecho humanitario internacional”, dijo por su parte el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

“Es esencial que actuemos urgente, audaz y colectivamente” para reforzar la arquitectura de los “cascos azules”, añadió.

El presidente Barack Obama advirtió en la cumbre que las misiones de paz de la ONU afrontan “estragos sin precedentes”.

“Los viejos retos persisten: demasiadas pocas naciones asumen una carga desproporcionada de proporcionar tropas, lo que es insostenible. Además, hemos visto nuevos retos, con más conflictos armados, más inestabilidad generada por el terrorismo y el extremismo violento, y más refugiados”, explicó Obama.

Lee también: Peña urge ante la ONU apoyo a migrantes

Los alrededor de 125,000 soldados, policías y civiles que trabajan hoy en las 16 operaciones de paz de la ONU en todo el mundo han debido adaptarse a entornos donde son habituales los atentados suicidas o los artefactos explosivos improvisados, especialmente en África, donde están casi dos terceras partes de los “cascos azules”.

Obama anunció durante su discurso que los países congregados en la cumbre aportarían 30,000 efectivos a las misiones de paz, pero la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, precisó al terminar la cita que la cifra definitiva de contribuciones era de 40.000 nuevos policías y militares.

A esa cifra se suman “40 helicópteros, 15 compañías de ingenieros y 10 hospitales de campo”, según Power.

La contribución más generosa provino de China, cuyo presidente, Xi Jinping, anunció un escuadrón de policía permanente formado por 8,000 uniformados que estarán disponibles para desplegarse en las misiones de paz de la ONU, además de entrenar a 2,000 “cascos azules” de otros países en los próximos cinco años.

Estados Unidos, el mayor contribuyente financiero a las misiones de paz, no anunció ningún aumento a sus casi cien policías y militares desplegados en misiones de paz, pero sí que se implicará más en el entrenamiento y la provisión tecnológica a esas operaciones.

España, a través de su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, anunció que ayudará “con entre 150 y 180 efectivos y la aportación de capacidades asociadas de comunicaciones e inteligencia“, además de “supervisar y patrocinar el despliegue de otros países en misiones de Naciones Unidas”.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció un aporte “gradual”, con la contribución a corto plazo de 58 miembros de la Policía Nacional, en un segundo año de 500 efectivos y a partir del tercer año de “tres batallones de hasta 5,000 hombres”.

El canciller de Brasil, Mauro Vieira, adelantó que, si el Congreso de su país lo aprueba, su país puede sumar hasta 850 nuevas tropas y un hospital de campo que incluya a 63 militares; mientras que el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, prometió el despliegue de 250 efectivos en misiones de paz.

La delegación de Perú apuntó que en los próximos días desplegará en la misión de la ONU en República Centroafricana una “compañía de ingeniería especializada en la construcción y mantenimiento de aeródromos, con 205 efectivos y más de 90 equipos”.

Mientras, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, prometió que a partir de 2016 aportará “cuatro oficiales de Estado mayor a cuarteles generales de la ONU y una compañía de ingenieros“; y a medio plazo dará helicópteros y una unidad civil médica de apoyo.

El ministro de Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, anunció la aportación de “cinco oficiales de Estado mayor, cien ingenieros” y “cien efectivos de mantenimiento de aeródromos“.

La ONU debe seguir ahora reflexionando sobre las misiones de paz, cuya credibilidad se ha visto mermada por casos de abusos sexuales en República Centroafricana, y celebrará una nueva reunión sobre el asunto el próximo año.