Bebidas azucaradas conducen al infarto

Una revisión de estudios hecha por investigadores de la Universidad de Harvard vincula estos productos con problemas cardiovasculares

Bebidas azucaradas conducen al infarto
Cuando se trata de bebidas azucaradas, las calorías no son lo único que cuenta.
Foto: Shutterstock

Nueva evidencia apunta que los refrescos están estrechamente relacionados con los daños a la salud. La Universidad de Harvard señaló que las bebidas azucaradas y energéticas elevan los índices de infarto.

El científico Vasanti Malik encontró que tomar uno o dos vasos al día de bebidas azucaradas está asociado al incremento de sufrir un infarto en un 16%, diabetes tipo 2 en 26% y un paro cardíaco o enfermedad cardiovascular que resulte fatal en 35%.

“Se han comprobado los efectos nocivos que tienen para la salud estos refrescos. Contrario al argumento de la industria de que ‘no pasa nada si llevas un balance de calorías’, los efectos inician desde la primera vez que se toman. Es por eso que les llaman calorías tóxicas”, dijo Luis Encarnación Cruz, coordinador de la coalición mexicana ContraPeso, en entrevista.

Esta revisión publicada en la revista científica Journal of the American College of Cardiology determinó que la presencia de las bebidas azucaradas en la dieta de los estadounidenses es equiparable a 14.5 cucharadas de azúcar. Los investigadores de Harvard encontraron que es la elaboración de estas bebidas, que incluye jarabe de maíz de alta fructuosa, la que tiene un impacto en el corazón.

Coca-cola
En mayo la doctora Kimber L. Stanhope también vínculo los refrescos a enfermedades.

La razón es el aumento de la presión sanguínea que provoca que el cuerpo tenga que secretar mayores niveles de insulina, lo que conduce a la diabetes, uno de los principales riesgos asociados a enfermedades cardiovasculares. Además, la fructuosa es la culpable de afectaciones en el hígado, que pueden llevar al aumento de los triglicéridos y el aumento del colesterol malo en la sangre.

“Somos un poco más proclives a la diabetes, dentro del perfil lipídico. El HDL son proteínas que limpian el residuo de las grasas del endotelio vascular y nos ayudan a limpiar grasas que terminen obstruyendo nuestros vasos. Entonces, entre la obesidad, la tendencia a la diabetes y el HDL, nos dan más proclividad a enfermedades cardiovasculares por esa razón”, dijo en entrevista Rafael Shuchleib Chaba, presidente de la mesa directiva de la Fundación InterAmericana del Corazón México (FICMéxico).

Más evidencia

Dentro de otros daños, la fructuosa es la culpable de elevar el ácido úrico en la sangre, que está asociada con una forma de artritis llamada “gota”.

Vasanti Malik insistió en este trabajo en que los azúcares líquidos harían un daño mayor al cuerpo, porque los azúcares son absorbidos de manera más rápida.

Anteriormente, en mayo, la científica Kimber L. Stanhope, del Departamento de Biociencias moleculares de la Universidad de California en Davis, demostró que en tan sólo dos semanas, las personas que consumen por lo menos una de estas bebidas con azúcar añadido diariamente aumentaron su riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular, además de diabetes y sobrepeso, aunque las probabilidades de sufrir las primeras fueron independientes del peso de los voluntarios.

En sus conclusiones, la doctora Stanhope escribió: “lo que estos resultados demuestran es que somos muy sensibles para responder a un aumento en el consumo de azúcar añadido en las bebidas. Es impactante cuando ves los cambios que se han tenido después de dos semanas de consumir estas bebidas y piensas en niños que lo consumen en el desayuno, la comida y la cena durante toda una vida. Seguramente ningún padre con este conocimiento, introduciría este riesgo en la vida de sus hijos”.

– Juan Luis García Hernández