Reglas más claras para el NYPD

El uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía vuelve a estar en entredicho con los resultados que arrojó una investigación donde se refleja la falta de claridad en los procedimientos y lineamientos que siguen los uniformados.

Tomando como base 179 quejas entre 2010 y 2014, la oficina del Inspector general -que vigila los pasos del NYPD- llegó a la conclusión de que en 36% de los casos no hubo ningún tipo de amonestación para los agentes.

En muchos de los casos el oficial pudo haber evitado que la situación escalara y terminara en violencia, sin embargo optó por ir a la confrontación verbal y física.

Uno de los incidentes más recientes que fue de dominio público ocurrió cuando un agente confundió a un afroamericano estrella del tenis con un delincuente. Un video del arresto muestra cómo el policía actúa de una forma exagerada.

En gran medida todo esto ocurre porque el propio NYPD no dicta reglas claras a su personal para enfrentar este tipo de situaciones. El reporte del inspector general indica que no hay una definición concreta sobre lo que se considera uso excesivo de la fuerza.

El Cuerpo policial de la ciudad catalogada como la capital del mundo tampoco tiene un modo centralizado para reportar el uso de fuerza ni un departamento para rastrear el asunto sea que amerite o no ser investigado.

El NYPD necesita entrenar a su oficiales en tácticas para prevenir desenlaces violentos innecesarios. No es tarea de un agente sacar un arma y disparar a matar o abusar de su uniforme para amedrentar. Peor aún si se trata de un sospechoso desarmado como ocurrió con Eric Garner en Staten Island.

A raíz de la muerte de Garner, el NYPD adoptó ciertas iniciativas para tratar de recomponer las relaciones con la comunidad, pero obviamente el cambio debe venir desde adentro de la institución.

Por eso, esperamos que los nuevos lineamientos anunciados por el Comisionado William Bratton y que entrarán en vigor a comienzos del 2016 sirvan realmente para dar tranquilidad y seguridad al ciudadano de a pie.