Ley protegería a empleados de supermercados

Se espera que una iniciativa se vote dentro de un mes, a pesar de la oposición de la industria

Diana Zarumeno
Diana Zarumeno
Foto: Gerardo Romo / El Diario

Nueva York- A pesar de tener sólo 25 años, Diana Zarumeno es una veterana en el rubro de los supermercados. Desde hace una década trabaja en uno de estos locales en Bushwick y, con su sueldo de cajera, mantiene a sus tres niños. En su trabajo ha encontrado estabilidad, pero esto no es así para todos. “Una amiga trabajaba en un grocery y éste cambio de dueño”, dice esta ecuatoriana miembro de Make The Road. “A ella le dieron sólo tres días. El dueño se presentó un lunes y para el jueves ya estaba sin trabajo”.

Este tipo de situaciones son las que quiere evitar un proyecto de ley que protegería a los trabajadores de supermercados, como en el caso de los empleados de la cadena A&P, que comenzó a vender 82 de sus tiendas en Nueva Jersey, Nueva York, Pennsylvania y Connecticut luego de declarar su bancarrota en junio.

“Comenzamos a trabajar en esta iniciativa luego de tener un par de incidentes de este tipo en tiendas en Jackson Heights”, comenta el concejal I. Daneek Miller. “En ese momento no sabíamos que se acercaba la crisis de A&P. Este es un problema muy relevante para una gran cantidad de inmigrantes y personas de color. Es una industria con 50,000 empleados y alrededor de dos tercios son latinoamericanos o afroamericanos”.

Miller es el principal promotor de la ley, que fue discutida este mes en el Comité de Servicio Civil y Trabajo, el cual él preside. La norma, llamada Ley de Retención de Empleados de Tiendas de Alimentos, requeriría que, cada vez que se cambie la propiedad de una tienda, los empleados deban ser retenidos por noventa días y se realice una evaluación de su rendimiento. Quienes sean evaluados satisfactoriamente deberán ser retenidos y, en caso de que se deba disminuir el personal, se le daría prioridad para quedarse a los trabajadores que lleven más años en la tienda.

“Para nosotros sería algo bueno, porque nos beneficiaría”, dice Diana Zarumeno. “Los nuevos dueños tendrían que conocernos mejor a nosotros antes de pensar en echarnos. Al menos con estos noventa días, esto mejoraría. Hay muchos supermercados y grocerys que al cambiar de dueños botan a sus empleados sin razón”.

“El criterio es que las tiendas sean de al menos 10,000 pies cuadrados, sin incluir espacio de almacenamiento y estacionamiento. Además, los empleados deben haber estado trabajando por al menos seis meses y a tiempo completo”, explica el concejal Miller.

“Me parece bien, porque esto le da cierta seguridad a los trabajadores, ya que también así se les puede dar una oportunidad para demostrar lo que saben a los que más tiempo llevan en el trabajo”, dice el administrador de un supermercado en Washington Heights que prefirió no identificarse. “El detalle es que cada dueño va a querer traer personal de su confianza. Esto va a generar discrepancias”.

De hecho, en la Alianza de la Industria de Alimentos, organización que agrupa a supermercados, criticaron el proyecto. “Se dice que la intención del proyecto es mantener los estándares de salud y seguridad en las tiendas, pero simplemente no hay evidencia de que los empleados existentes sean inherentemente mejores al mantener estos estándares que los trabajadores del comprador”, dice Jay Peltz, vicepresidente de la agrupación gremial. “Esta ley reducirá el valor de las tiendas, haciendo que algunas sean invendibles y dificultando las renovaciones que tanto se necesitan”.

Sin embargo, en los sindicatos del ramo, comentan que una protección de este tipo es esencial. “Los supermercados muchas veces cambian de dueños y, cuando esto sucede, los trabajadores pueden perder sus empleos sin que esto sea su culpa”, comenta Dave Mertz, director en Nueva York del Sindicato de Retail, Ventas al por Mayor y Tiendas de Departamento (RWDSU). “Esta ley protege a los trabajadores dando un periodo relativamente corto de transición.. Los nuevos dueños no pueden simplemente descartar a los empleados, algunos de ellos trabajadores de años en la tienda, en un esfuerzo por bajar los sueldos”.