Ciudad de México entregará buenas cuentas sobre lucha contra contaminación, asegura su alcalde

 Alcalde participa en foro mundial en Washington sobre el combate al cambio climático

Washington.- Si en 1998, la Ciudad de México era, según Naciones Unidas,“la ciudad más  peligrosa para niños en el mundo” por su contaminación del aire, ahora la capital mexicana “no se detiene” en su lucha contra las emisiones de carbono y entregará “buenas cuentas” en una conferencia mundial en Francia en diciembre próximo, aseguró este jueves su alcalde, Miguel Ángel Mancera.

En entrevista con este diario, Mancera afirmó que la Ciudad de México “ha pasado de ser la ciudad  más contaminada del mundo a estar ahora trabajando con C40 (Grupo de Liderazgo Climático) y en otros foros sobre cambio ambiental”.

La ciudad de México tiene un compromiso para participar en la lucha contra el cambio climático y está implementando programas y acciones definidas en áreas de transporte público, de atención a las empresas… estamos trabajando en la creación y ampliación de espacios verdes”, explicó Mancera.

Mejores prácticas

Mancera  afirmó que la Ciudad de México “no se detiene” en sus esfuerzos para mejorar la calidad del aire y por ello da continuidad a programas de planificación urbana, ampliación de áreas verdes, la sustitución de transporte público obsoleto, contención del desarrollo urbano extremo, y un rediseño de estrategias recurriendo al uso de nuevas tecnologías.

Citó como ejemplo que, antes de que concluya el 2015, la ciudad habrá sustituido otras mil unidades de transporte obsoleto por “unidades de bajas emisiones”, además de que las autoridades han logrado recuperar espacios verdes por más de 600 hectáreas.

El alcalde señaló que su ciudad ahora participa, junto con Londres y otras ciudades del mundo, en el monitoreo de “carbono negro” en tiempo real, apoyándose en tecnología de punta.

“Estoy convencido de que con estas líneas de acción vamos a entregar buenas cuentas en reuniones de seguimiento…. resultados muy específicos en la COP21 (en Francia)” sobre estas lides, dijo.

Mancera hizo estas declaraciones poco antes de participar en el foro “Nuestras Ciudades, Nuestro Clima”, organizado por el Departamento de Estado y Bloomberg Philantropies, y que reúne a alcaldes de algunas de las principales ciudades del mundo con el propósito de estrechar la colaboración mundial e implementar las “mejores prácticas” en la lucha contra el cambio climático.

Los funcionarios quieren mantener el impulso del combate al fenómeno previo a la “Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP21), que se llevará a cabo en París en diciembre próximo, y tiene como objetivo lograr un acuerdo ambicioso y vinculante para mitigar los efectos del cambio climático.

En septiembre de 2013, la Ciudad de México ganó un reconocimiento del Grupo de Liderazgo Climático, conocido como “C40”, por mejorar la calidad del aire y por su desempeño en áreas como transporte urbano e infraestructura urbana “inteligente”.

El jefe de gobierno del Distrito Federal ya había viajado a Washington en enero pasado, cuando participó en el “Foro Transformando el Transporte” y solicitó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al Banco Mundial y al Banco de Desarrollo de América Latina un total de $250 millones precisamente para la sustitución de microbuses y la creación de corredores de transporte bien organizados.

La contaminación ambiental ha estado vinculado a una variedad de enfermedades, y el mes pasado un informe de la revista “Journal of Alzheimer´s Disease” indicó que los habitantes de la Ciudad de México están constantemente expuestos a contaminantes de aire con niveles por encima de las normas de EEUU y que, según los científicos, contribuirían al desarrollo del mal de Alzheimer´s, una enfermedad que causa un tipo de demencia y no tiene cura.