Volkswagen no podrá vender modelos diésel 2016

La automotriz se retiró del proceso de certificación de la EPA

Volkswagen no podrá vender modelos diésel 2016
Volkswagen no ha señalado culpables en el escándalo del "dieselgate".
Foto: VW

En otra dura movida de Volkswagen, la automotriz retiró la solicitud de certificación de la EPA para sus modelos con motores diésel del 2016, como parte de sus conversaciones con los reguladores estadounidenses luego del escándalo del “dieselgate”.

Sin la certificación de la EPA los vehículos no pueden ser vendidos, lo que significa que la automotriz no podrá ofrecer sus modelos diésel en el país, otro duro golpe a la automotriz.

El CEO de Volkswagen de América, Michael Horn, reveló la decisión de la automotriz en un testimonio escrito que planea entregar a una audiencia ante el comité de energía y comercio.

En una declaración ante la prensa, Horn se disculpó por las violaciones de la empresa ante las normas de emisiones de Estados Unidos, pero no llegó a decir cuál es la solución para que los vehículos con motor diésel afectados estén nuevamente disponibles.

“No pensé que algo así fuera posible en el Grupo Volkswagen. Hemos roto la confianza de nuestros clientes, concesionarios, empleados, así como al público y los reguladores“, dijo Horn en la declaración escrita.

En el testimonio de Michael Horn, señaló que parte de la estrategia del nuevo control de emisiones de Volkswagen incluyó una función de software que debe ser compartida y aprobada por los reguladores federales. Horn espera que estas emisiones auxiliares en el dispositivo de control, sean legales bajo las normas de emisiones de Estados Unidos.

Aproximadamente unos 482,000 modelos con motores diésel fueron vendidos desde 2008 con el software ilegal en Estados Unidos, en incumplimiento de las normas de emisiones de la EPA.

La declaración de Horn dice cada una de las tres generaciones de motores diésel de 2.0 litros involucradas, requerirá una reparación diferente.

“Los equipos técnicos están trabajando sin descanso para desarrollar reparaciones de los motores diésel, las cuales deben ser probadas, validadas y aprobadas por los reguladores antes de ser ofrecidas a los clientes”, agregó Horn.

Por ahora no se sabe cómo se afectarán las ventas de los motores diésel de otras automotrices, pero según se sabe ya la EPA está investigando todos los motores ofrecidos en el mercado.

Mi pregunta en torno al “Dieselgate” es: ¿Cómo ha caído una automotriz, segunda en ventas en el mundo, con instalaciones y personal de clase mundial, en un escándalo de tan grandes proporciones? Todavía no se ha señalado a los culpables.