Armas ilegales responsables de 80% de crímenes en NYC

Líderes de la Gran Manzana piden que se se aprueben leyes federales más fuertes

Armas ilegales responsables de 80% de crímenes en NYC
Letitia James habla junto a Carolyn Maloney sobre la urgente necesidad de control de armas. Mariela Lombard/ El Diario
Foto: Mariela Lombard / El Diario

En la casa en el Upper East Side que habitaron grandes reformistas en la historia del país como Franklin Delano Roosevelt y su esposa Eleanor, ayer se reunieron varios funcionarios electos y miembros de organizaciones para pedir que se aprueben leyes federales más fuerte para combatir la compra y posesión de armas de fuego.

El foro !Acción, Ahora! estuvo encabezado por la congresista de Nueva York Carolyn Maloney, quien ha criticado con fuerza en Washington la inacción de los republicanos sobre este tema, “mientras los tiroteos masivos y el tráfico de armas ilegales se vuelve rutinarios” como comentó el presidente Barack Obama hace dos semanas tras la masacre en Oregon.

“En menos de un año en nuestro país ha habido 47 tiroteos en escuelas, sólo tres en los últimos días”, dijo Maloney. “Como gobierno deberíamos proteger a los ciudadanos pero este Congreso no está haciendo el trabajo. Tenemos que debilitar a la industria de las armas que parece inmune a todas las fuerzas que se le oponen”.

Entre tanto, Susan Herman, subcomisionada del NYPD de la Unidad de Policía Colaborativa (Collaborative Policing) confirmó que un 80% de los crímenes cometidos en Nueva York son con armas ilegales o traídas de otros estados.

“Cada parte de la comunidad hace lo mejor que puede. Los padres deben dejar de comprar para sus hijos armas que parecen reales y los jóvenes deben dejar de comprar sostenedores de celulares que parecen armas. Podemos influenciar a la gente joven y a la corporaciones”, recalcó Herman.

La subcomisionada invitó a los miembros de una familia preocupados porque alguien posea armas, a que llamen a la Uniformada y luego se acerquen al cuartel más cercano. “Deshágase de un arma ilegal y no se le formularán preguntas”.

La defensora del pueblo Letitia James señaló que “muchas armas ilegales vienen de Carolina de Sur, Georgia, Florida, Alabama, Ohio y Pensilvania”, tras recalcar que ha tratado de impulsar una legislación para quitar las enormes cantidades de dineros de los fondos de pensiones de empresas relacionadas con vendedores como WaltMart y otras empresas fabricantes de armas.

James dijo que los programas de intercambio de armas por dinero no eran lo suficientemente exitosos. “Son en su mayoría armas que han sido propiedad de abuelas, además deberían cambiarse por comida”. Reconoció que cada mes atiende en promedio tres funerales por víctimas de las armas de fuego.

Una de las cinco leyes patrocinada por Maloney, la “Ley para la prevención del tráfico de armas”, aumentaría las penas para el delito y darían más herramientas a las fiscalías para perseguir a los traficantes de armas.

Atención con la munición

La senadora estatal Liz Krueger lamentó que el rigor de las leyes de la ciudad de Nueva York sobre las armas no fuera la misma en el estado. “Además de las armas se debería hacer un seguimiento de las municiones como manera de capturar a la los malos. Si alguien ordena miles de balas, ¿no creen que deberían chequear quien es la personal?”, se preguntó Krueger, lamentando que muchos republicanos en el estado y a nivel federal están en sintonía con los fabricantes y con la asociación de propietarios de armas, NRA.

“En NYC hay leyes claras sobre dónde y cómo guardar las armas. Pero en el resto del estado no es un delito que un arma está al alcance de un niño”, indicó la legisladora, añadiendo que en lo que va del año ocho niños le han disparado a adultos en todo el país por armas mal guardadas.

En el foro,��Jim Macnamara, subjefe del departamento de patrulleros del NYPD destacó el incremento de programas en la Uniformada para intercambiar o denunciar la posesión de armas. “Nuestros hombres trabajan duro contra las pandillas y organizaciones criminales que es una fuente enorme de armas ilegales”.

Cifras