No dejes que te llame ‘gorda’

Acciones aparentemente inofensivas son reflejo de abuso

No dejes que te llame ‘gorda’
Foto: Shutterstock

Quizá conozcas algún caso o tengas cercana a alguna persona que de modo equivocado piensa que tener novio equivale a aceptar que esa persona le impida tener ciertas amistades, hable con otros chicos o incluso, acepte abandonar ¡la escuela o el trabajo! Y esto, sin darse cuenta que son claras actitudes de control y por ende, muestras de violencia, que de no detenerlas, pueden aumentar y por consecuencia, su integridad física y emocional está en riesgo.

Es vital que pongas atención en algunas acciones que parecen inofensivas y que sin embargo, no lo son, ¿cuáles? Una de ellas es la manera en la que tu pareja se expresa o se refiere a ti, ya que no es difícil escuchar algunos chicos decir expresiones como ‘gorda’, ‘enana’, ‘chaparra’, ‘bruja’, ‘freno de mano’, ‘pesadilla’,  con las que describen a sus parejas, en vez de usar palabras cariñosas, su nombre o simplemente alguna palabra que no tengan un significado negativo. Que alguien te conciba como su ‘freno de mano’ o ‘tormento’ no es chistoso, ni tampoco es una muestra de cariño.

Otro asunto que vale la pena tengas en la mira es si bajo cualquier pretexto te pellizca, da pequeños ‘golpecitos’, empujones, incluso mordidas o nalgadas. No es necesario que haya alguna discusión para que este tipo de situación se presente, en ocasiones basta cualquier motivo para que suceda, así que no aceptes bajo ningún pretexto y mucho menos en nombre del amor, que algún galán se refiera a ti de manera ofensiva, te lastime física o emocionalmente.

¿Cómo detectar las primeras señales?

Es básico que reflexiones y contestes si te ha pasado o incluso, en tu relación actual vives con tu pareja una o varias de las siguientes situaciones:

  1. Critica tu manera de hablar, vestir o actuar.
  2. Controla la comunicación que entablas con otras personas.
  3. Decide cual es la forma en la que debes de vestirte.
  4. Se burla, en público o en privado de tus defectos.
  5. Quiere saber todo el tiempo qué haces y con quién.
  6. Te amenaza.
  7. Inspecciona tu celular, correo electrónico, redes sociales, etc.
  8. Te culpa de lo que sucede.
  9. Decide sobre las relaciones de afecto que puedes tener.

Sí has pasado por alguna de estas situaciones, es básico que hagas un alto, reflexiones si existen otras que te causan malestar, inconformidad o dolor, además de que es muy importante busques ayuda de un profesional para que dejes de exponerte a vivir una situación de riesgo y recibas atención psicológica y emocional.