Dan golpe al mercado de armas ilegales en Brooklyn

Gracias a la operación "Mercader de Acero", la Fiscalía y el NYPD evitan que más de cien armas terminen en las calles
Dan golpe al mercado de armas ilegales en Brooklyn
James O'Neill del NYPD junto a Ken Thompson de la Fiscalía de Brooklyn y su equipo cercano. Joaquín Botero/ El Diario

El Fiscal de Brooklyn Ken Thompson, junto al jefe de Departamento de la Policía (NYPD) James O’Neill, anunció este miércoles el arresto de cinco hombres y tres mujeres quienes recibieron 541 cargos criminales por tráfico de armas compradas en Atlanta, Georgia y Pensilvania, y que luego revendieron en las calles de Brooklyn.

Sobre la operación denominada “Steel Merchant”, el fiscal Thompson dijo que los acusados de conspiración se aprovecharon de la debilidad de las leyes de armas en el sur del país y en otros estados “para llenar las calles de nuestra ciudad de armas de asalto y otras que en las manos equivocadas pudieron haber causado mucho daño a nuestras comunidades”.

“Estos criminales son mercaderes de la muerte”, dijo Thompson. Las armas se pueden comprar a $200 en tiendas de empeño de otros estados y vendidas a cuatro veces su precio. Los rifles de asalto se pueden vender a $2,000. “Hay mucho incentivo financiero”, afirmó el Fiscal.

Sin estar presente en la conferencia de prensa, el comisionado de Policía Bill Bratton elogió en un comunicado a los miembros de la Unidad de Investigación de Armas del NYPD “cuya dedicación en las pesquisas tomó mucho tiempo y evitó que cien armas fueran distribuidas, salvando vidas en el proceso”.

El cerebro de la red de traficantes es Michael Bassier.
El cerebro de la red de traficantes es Michael Bassier.

La Fiscalía de Brooklyn confirmó que el cerebro de la red de traficantes es Michael Bassier (31), quien fue grabado en escuchas telefónicas mientras se vanagloriaba de la facilidad con que tomaba ventaja de las leyes en otros estados para traerlas a Nueva York. Bassier enfrenta hasta 25 años de prisión.

“Las estoy vendiendo de la manera correcta e incorrecta al mismo tiempo. Cuando estoy en Atlanta es legal, pero en Nueva York es ilegal”, se oye en una de las conversaciones con una novia interceptadas en la investigación.

Durante la operación encubierta, que duró de septiembre de 2014 hasta septiembre de 2015, se descubrió que Bassier realizó 12 viajes a Atlanta, usando los buses de bajo costo que salen desde Chinatown. También condujo seis veces hasta Pittsburgh.

Se mostraron imágenes del acusado cargando maletas pesadas llenas de armas tras llegar a la ciudad. Luego uno de los compradores encubiertos se encontraba con el sospechoso en estacionamientos vacíos en Canarsie, Brooklyn. Gastó $130,050 en las compras.

En total se decomisaron 100 armas ilegales.
En total se decomisaron 100 armas ilegales.

O’Neill felicitó a sus hombres que participaron en el operativo y recordó con tristeza que en una acción similar hace 12 años murieron dos oficiales. “Hay mucho trabajo por hacer, las armas que mataron a los oficiales Rafael Ramos, Wenjian Liu y Brian Moore fueron traídas de otros estados. Debemos seguir comprometidos con el trabajo proactivo y con las fiscalías de la ciudad”.

Hasta en avión

El fiscal Thompson destacó que los métodos de entrega son tan variados que además de auto y buses también ha habido casos de aviones comerciales, tras el soborno de empleados de aeropuertos. “Debemos despertar juntos en todo el país y darnos cuenta de que tenemos que unificar las leyes para el control de armas. Pensé que después de Sandy Hook las cosas iban a cambiar, pero eso no pasó”.

Thompson prometió que seguiría con las estrategias múltiples: las escuchas telefónicas, cabildeo en el Congreso de Estados Unidos, medidas de extradición desde otros estados.