Empresas avícolas aumentan ganancias pero abusan de trabajadores migrantes

"Oxfam America" lanza campaña para educar a consumidores y presionar por mejoras laborales en el sector
Empresas avícolas aumentan ganancias pero abusan de trabajadores migrantes

Washington.- Las empresas del sector avícola han aumentado sus millonarias ganancias a expensas de la seguridad de los trabajadores, en su mayoría inmigrantes y minorías, que afrontan malas condiciones laborales, bajos salarios, lesiones y enfermedades, y un “clima de miedo” generalizado, según denunció un informe divulgado este martes.

El informe, elaborado por la organización “Oxfam America” tras dos años de investigación, es parte de una campaña nacional para educar a los consumidores sobre los abusos que afrontan unos 250,000 trabajadores, pese a que la industria avícola asegura que la incidencia de lesiones ha disminuido en un 80% los últimos 20 años.

“Mientras la industria crece y las compensaciones de ejecutivos aumentan, los trabajadores avícolas siguen atrapados al fondo” y con pésimas condiciones, advirtió Oliver Godfrey, asesor de alto rango de “Oxfam America”.

Además del informe, titulado “Vidas en juego: el costo humano del pollo barato”, la campaña incluye esta página web, que detalla con videos y testimonios las condiciones en las plantas procesadoras, incluyendo gélidas temperaturas, pisos resbalosos por vísceras, grasa y agua, y cuartos húmedos y con hedor a sangre, feces de pollo, y químicos.

Trabajan en cuartos fríos y con hedor a sangre y feces de pollo, y expuestos a químicos. Crédito: Earl Dotter/Oxfam America

Abusos sistémicos

La industria, que genera ingresos por $50,000 millones anuales, depende cada vez más de trabajadores inmigrantes, minorías, refugiados y hasta presos pero, según Oxfam America, éstos afrontan peligrosas condiciones al tener que aumentar su rapidez y productividad en imparables líneas de procesamiento.

Si en 1999 los trabajadores tenían que procesar 91 aves por minuto, ahora la cifra es de 140, pero la mayor rapidez da pie a un mayor riesgo de accidentes y lesiones.

Según el informe, el 72% de los trabajadores ha reportado lesiones o enfermedades “significativas”, y el 86% ha tenido toda clase de problemas con las manos.

PoultryReportGraphics-ReportedInjuries-01

Muchos trabajadores ganan “salarios de pobreza” de hasta un máximo de $25,000 al año con pocos beneficios, y sufren lesiones, dolores o enfermedades musculares por la repetitividad del trabajo –al menos 20,000 movimientos repetidos en cada turno-, como deshuesar, limpiar y colgar los pollos.

Algunos usan pañales porque no reciben suficientes descansos para ir al baño y, si se quejan de dolores, solo reciben aspirina y compresas calientes para aliviar la inflamación, según testimonios de los trabajadores.

Un guatemalteco que trabajó para la empresa Tyson en Carolina del Norte, identificado por su pseudónimo de “Pedro”, dijo a la prensa que a los supervisores en las plantas “no les importa la seguridad de los trabajadores, sólo que se procesen los pollos”.

Temen represalias

En general, la mayoría de los trabajadores no hacen denuncias por temor a represalias o perder sus empleos y, en el caso de trabajadores indocumentados, temen la deportación.

Por otro lado, las autoridades federales carecen de suficientes recursos para vigilar las condiciones en todas las plantas procesadoras, indicó el documento.

Por cada dólar que un consumidor gasta en la compra de “McDonald’s McNugget”, sólo dos centavos están destinados al salario de los trabajadores, y éstos solo reciben el dos por ciento de la venta.

“Oxfam America” pidió que las principales empresas avícolas que controlan el 60% del mercado bajo distintas marcas –Tyson Foods, Pilgrim´s, Perdue y Sanderson Farms- adopten medidas para mejorar los salarios, beneficios y condiciones de sus trabajadores.

Tyson insiste en que sus políticas requieren descansos frecuentes para que los empleados usen el baño o afilen herramientas, y que los empleados sí reciben atención médica y compensación laboral si el caso lo justifica.

El “National Chicken Council”, que representa al sector, argumenta que las empresas han tomado medidas para prevenir lesiones y enfermedades,  cumpliendo además con las guías laborales del gobierno federal

La industria avícola, en números:

  • La industria vende 8,500 millones de pollos al año y genera ingresos por $50,000 millones.
  • A diario, más de 30 millones de pollos vivos llegan a las plantas procesadoras en EEUU, de donde salen ya en paquetes listos para el mercado, deshuesados o en distintos tipos de preparación.
  • Los estadounidenses consumen anualmente hasta 89 libras de pollo per cápita, y la creciente demanda hace que la industria exija más velocidad en las plantas de producción.
  • Por cada dólar que se gaste en la compra de un “McDonald´s McNugget”, solo dos centavos van para salarios, y los trabajadores solo reciben el dos por ciento del precio de la venta.
  • Los trabajadores ganan alrededor de $11 por hora, mientras la compensación para altos ejecutivos en el sector ha aumentado: el presidente de Tyson, por ejemplo, obtuvo un salario de $12,2 millones en 2014. million in 2014.
  • Sólo una tercera parte de los trabajadores están representados por sindicatos.