Fiesta en casa alquilada por Airbnb termina a tiros en Queens

Una fiesta en una casa de Bayside, Queens, culminó en un tiroteo que dejó a dos personas heridas
Fiesta en casa alquilada por Airbnb termina a tiros en Queens

Una fiesta de cumpleaños en una casa de Queens terminó en tragedia cuando le dispararon a dos personas. 

La casa en donde ocurrieron los hechos había sido alquilada por una noche, exclusivamente para la celebración. Un hombre que se identificó como Joel dijo que la alquiló a través de Airbnb y puso una invitación en Instagram a las 9 de la noche del sábado. 

“Sólo estábamos celebrando una vida, y alguien trajo un arma a la fiesta,” dijo Joel entre sollozos al Daily News. “A mi amigo le dispararon. Sólo me queda rezar por que se encuentren bien”. 

Tyree Walker (27), uno de los hombres a quien le dispararon, recibió una operación en el New York Hopsital de Queens y se encontraba en condición crítica. Su amigo Shaun Lee (23) también resultó herido. Lee fue trasladado al Hospital North Shore University en Manhasset, Long Island, en condición estable.  

Ambos hombres se dirigían al sótano de la casa cuando un hombre les disparó a los dos en el estómago. Así lo informó la policía. Un testigo dijo que uno de los asistentes en la fiesta parecía pertenecer a una pandilla criminal. 

“Uno escucha una pelea y todo el mundo comienza a correr. Primero estaban pegándose puños. Yo escuché el tiroteo y corrí”, dijo un testigo.

Una vecina de la casa, Lori Somekh (56) comentó sobre lo sucedido: “Cuando le dan alcohol y armas a los niños, pasan cosas malas. Siempre pienso que cosas raras ocurren en esa casa. Siempre me da miedo”, dijo.

El dueño de la casa, llamado Shahnaz dice ser un profesor de matemáticas. “Mi casa está en el corazón de Bayside. Es un barrio seguro y limpio. El barrio tiene un oficial de seguridad alrededor las 24 horas. Tengo un sistema de seguridad ADT”, dijo Shahnaz por Airbnb. 

Según el Daily News, la casa estaba disponible por $2,500 por semana o $7,000 al mes. El aviso en Airbnb fue retirado el domingo.

Otro testigo que se encontraba en la fiesta dijo haber tenido que pagar entre $15 y $20 para entrar y que el alcohol lo servían en el primer piso de la casa. Sin embargo, sólo quienes eran mayores de 21 años podían subir al primer piso. 

A pesar de que los organizadores habían contratado guardias de seguridad para cuidar a los asistentes, todo se salió de control rápidamente. 

Un vocero de Airbnb dijo que la compañía se encuentra “muy angustiada” por el incidente y que estaban en contacto con el casero y el NYPD.