Tres hispanos recuperan salarios no pagos

Tres hispanos recuperan salarios no pagos
Piezas metálicas destruidas en la explosión en una escuela en el Alto Manhattan el 21 de agosto. Archivo/ El Diario
Foto: Archivo
Jaime Zumbay trabajó entre 2005 y 2010 instalando puertas, ventanas, rejas y cercas metálicas en varias escuelas públicas de la ciudad. Pero por el trabajo altamente calificado y riesgoso recibió sólo un tercio de lo que debía percibir según las leyes de salarios predominantes que establecen mínimos en algunos oficios especializados.
“Nos teníamos seguro médico, ni vacaciones y por mucho tiempo no supe que era explotado”, dijo Zumbay.
Sin embargo, para Zumbay, Oscar y John Sanango hoy llegó el día de la compensación después de que el contralor municipal, Scott M. Stringer,  anunciara que su oficina recuperó más $1.1 millones en salarios no pagados y beneficios, intereses y penalidades de la compañía Astoria General Contracting Corp., a la que además prohibió realizar trabajo para la Ciudad y el estado durante cinco años.
Un investigador de la Contraloría que manejó el caso contó que éste fue llevado a su oficina por el  Departamento de Educación (DOE). En el juicio se demostró que la compañía falsificó los registros de la nómina, omitiendo el nombre de dos de los empleados y reportando el pago legal a un tercero. “Fue difícil armar el caso porque la compañía no proveyó toda la información que pedimos”, dijo el investigador.
“Mi oficina tiene cero tolerancia con contratistas inescrupulosos que intentan engañar a los trabajadores de sus merecidos salarios y beneficios, dijo el contralor Stringer. “Tres hombres van a conseguir los salarios que merecen y otro contratista recibió la dura  lección, ya  que nosotros nos tomamos muy en serio las leyes sobre los salarios predominantes”, indicó en un comunicado la Contraloría.
Parte de los activos de la compañía ya fueron congelados para recuperar los salarios y la compañía no está operando en la actualidad.

La cifra de $1,1 millones se divide así: $735,000 en salarios predominantes no pagados y beneficios, $191,349 en intereses y $231,633 en penalidad que irán a la tesorería de la ciudad.

Desde enero de 2014 la Contraloría ha recuperado casi diez millones en salarios no pagados y más de un millón en penalidades de contratistas que violaron las leyes laborales de Nueva York. Su Oficina de Ley laboral ha abierto 89 casos, ha resuelto 109 casos pendientes y ha sancionado a nueve contratistas.