El Barrio se queda sin metro en la Segunda Avenida

Piden a la MTA restaurar fondos para que el subterráneo llegue a ese vecindario

El Barrio se queda sin metro en la Segunda Avenida
La segunda fase de la extensión del tren de la Segunda avenida tenía pautadas paradas en las calles 106, 116 y 125. (MARIELA LOMBARD/EDLP)
Foto: Mariela Lombard/El Diario Nueva York

NUEVA YORK – Refugio Tleseca, dueño de la panadería México Lindo, en East Harlem, tenía  la esperanza de que su negocio tendría un “empujón económico” cuando se inaugurara en los próximos años  la nueva línea del subterráneo por la avenida Segunda.

Sin embargo, todo quedó truncado luego que la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) dio a conocer -la semana pasada- un recorte en los fondos para continuar la fase 2 del mencionado proyecto, que contemplaba la sección que va desde la calle 96 hasta la 125 por debajo de la avenida Segunda.  

Refugio Tleseca, dueño de la panadería México Lindo. /MARIELA LOMBARD
Refugio Tleseca, dueño de la panadería México Lindo.  (MARIELA LOMBARD/EDLP)

“El tren nos iba a beneficiar a todos, tanto a residentes, como a usuarios y desde luego a los negocios”, dijo el comerciante mexicano que lleva 20 años al frente de la panadería, ubicada en la avenida Segunda entre las calles 116 y 117.

La inconformidad es también para Isa Morales, administrador de la Bodeguita Grocery en la avenida Segunda y la calle 119. “No me parece justo que al tren no lo vayan a extender hasta esta parte de la ciudad. No deberían discriminar a la clase baja”.

La fase 1 que se espera será inaugurada en diciembre de 2016, estará conectada por la línea Q en la parada de la avenida Lexington y la calle 63, que permitirá a los usuarios viajar por la avenida Segunda y tendrá paradas en las calle 72, 86 y 96.

Isla Morales, Manager de 2311 La Bodeguita en El Barrio. /MARIELA LOMBARD
Isla Morales, Manager de 2311 La Bodeguita en El Barrio. (MARIELA LOMBARD/EDLP)

En desacuerdo a la decisión de la MTA, el asambleísta Robert Rodríguez se unió a varios funcionarios y defensores del transporte para hacer un llamado para que se restauren los $1,000 millones para continuar con la extensión de la vía.

“La decisión de la MTA pospone los sueños de los residentes y comerciantes de East Harlem de proveerlos de acceso económico y oportunidades a una de las comunidades de más bajas entradas en la ciudad de Nueva York”, dijo el representante por el distrito 68.

Por su parte, Kevin Ortiz, portavoz de la MTA, explicó que  “hace un año, el plan era $1,500 millones y se asumió que podríamos empezar a correr la tuneladora a finales de 2019”, aclarando que era poco probable iniciar el túnel para esa fecha por lo que “ no tenía sentido mantener un extra de $1,000 millones en el presupuesto que probablemente no tenía la oportunidad de pasar”.

La presidenta del Concejo Municipal y representante de El Barrio, Melissa Mark Viverito, expresó sentirse muy disgustada con la decisión de la MTA. “Estoy muy sorprendida como muchas personas lo están. Es inaceptable”. 

Verónica Vanterpool, directora ejecutiva de la Campaña de Transporte Tri Estatal, dijo “este plan es esencial para mejorar el transporte en Harlem, donde el 70%  de los residentes usan el transporte público para ir al trabajo y el 80% de las familias no tienen acceso a un vehículo”, resaltando que las demoras futuras sólo “añaden costos adicionales a una solución que se necesita ya”.

Así mismo, John Raskin, director ejecutivo de la Alianza de Pasajeros, criticó duramente al gobernador Andrew Cuomo por autorizar el recorte del dinero para el proyecto. “Los usuarios de los trenes merecen una explicación de cómo el plan de actualización del capital se ajusta dentro del compromiso del gobernador para mantener todas las mejoras del tránsito previstas en su lugar”.

El senador Adriano Espaillat afirmó que “es algo que no se puede explicar y tampoco es apropiado el recorte de los fondos en un proyecto que no solo beneficia a El Barrio sino a toda la ciudad”.

Pero no todo el mundo está inconforme. El dominicano Junior Vásquez, opina que “es mejor algo que nada”, y la apertura de la estación de la calle 96 le es muy conveniente.

“Sencillamente caminaré y tomaré el tren que me lleve por la Segunda avenida” dijo el hombre que vive en la 122 y la avenida Primera.

La segunda fase estaba pautada para tener paradas en las calles 106, 116 y 125.

Habla el presidente de la MTA

“El nuevo programa de financiación de la MTA incluye $535 millones para los próximos cuatro años para el diseño, planificación, revisión ambiental, adquisición de propiedades, reubicación de servicios públicos y los preparativos de construcción para traer el tren de la Segunda avenida a East Harlem”, dijo en un comunicado el presidente de la MTA, Thomas F. Prendergast. “Esto refleja el trabajo que podemos lograr de manera realista en los próximos cuatro años, dadas las limitaciones reglamentarias y de ingeniería de la construcción en una sección densamente poblada de Manhattan. Nos hemos comprometido que si podemos acelerar el cronograma para comenzar pronto  la fase de East Harlem, buscaremos una enmienda al programa de financiación para hacerlo. El gobernador Andrew Cuomo ha dejado en  claro que le  gustaría que aceleraramos los trabajos en la Segunda avenida”.

El plan revisado

El programa de capitalización de la MTA totaliza $29,000 millones, que incluye $21,600 millones en inversions en trenes, buses y ferrocarriles; $4,500 millones para los proyectos de acceso al East Side, Penn y la Segunda avenida y $2,900 millones para túneles y puentes de la MTA.