No al odio en NY

No al odio en NY
La retórica de Donald Trump y otros republicanos refleja el odio y mentiras de estos grupos. /ARCHIVO
Foto: Getty Images

Somos dos de los 4.3 millones de residentes inmigrantes del estado de Nueva York, que, como la mayor parte de nuestra comunidad, llegamos a la Gran Manzana con grandes esperanzas de la aceptación y la oportunidad. Y nos encanta nuestra ciudad. Nos encanta lo diverso y progresista que es, y cómo podemos trabajar juntos para identificar los problemas y luchar por soluciones.

Una cosa que no nos encanta, sin embargo, es que hay un grupo de neoyorquinos ricos que trabajan en contra de nuestras comunidades inmigrantes para hacernos sentir incómodos y separar a nuestras familias.

Como reveló un nuevo informe, que nuestras organizaciones (el Fondo de Acción de Se Hace Camino y Comunidades de Nueva York por el Cambio) produjeron con el Centro de Democracia Popular en Acción, hay un grupo de neoyorquinos ricos que están usando sus millones y redes para financiar y apoyar al movimiento anti-inmigrante en este país. Y la retórica y esfuerzos organizativos anti-inmigrantes están filtrando trágicamente en la arena política de nuestra nación.

Por eso, esta semana, más de 50 inmigrantes como nosotros nos unimos a una protesta en el centro de Manhattan para reclamar a los que están apoyando el odio. En conjunto, estos individuos y las organizaciones que apoyan trabajan para crear un miedo irracional a los inmigrantes y trabajar para políticas públicas anti-inmigrantes.  Los individuos como Barbara Winston, beneficiaria de la fortuna Winston (de joyería), han apoyado a los grupos anti-inmigrantes por año, y ahora los candidatos como Donald Trump y Carly Fiorina están siguiendo su ejemplo.

La retórica de Donald Trump y otros republicanos refleja el odio y mentiras de estos grupos. Y lo mismo es cierto para las políticas públicas que propoen. Al igual que los grupos anti-inmigrantes como la Federación para la Reforma de América (que ha sido designado un grupo de odio por el Southern Poverty Law Center), Mantener las Identidades Seguras, el Centro de Estudios de Inmigración, y NumbersUSA, los candidatos republicanos se oponen al alivio migratorio y un camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, y quieren revocar la ciudadanía por nacimiento.

La mayoría de los neoyorquinos no están de acuerdo con estos puntos de vista extremos, y es por eso que estamos en lucha. El martes, primero hicimos un piquete frente a una joyería propiedad de miembros de la familia de Winston, y luego marchamos y continuamos a la entrada de la Torre Trump. Nuestra marcha trazó las conexiones peligrosas entre los partidarios del odio en el estado de Nueva York y la conversación tóxica acerca de la inmigración que los candidatos republicanos han puesto en marcha. El evento esta semana siguió a varias otras protestas contra el propio Sr. Trump, en la que los neoyorquinos inmigrantes lo han confrontado directamente por sus posiciones anti-inmigrantes.

Es hora de que los millonarios y multimillonarios que están utilizando su dinero para financiar los movimientos anti-inmigrantes detengan estos esfuerzos. Ellos deberían de utilizar sus recursos para mejores escuelas para nuestros hijos y mejores viviendas para nuestras comunidades—para crear un futuro mejor para esta nación.

Pero, mientras siguen con su trabajo en contra los inmigrantes, es fundamental que los políticos, los medios de comunicación y otras organizaciones corten los lazos con individuos y organizaciones que apoyan una agenda anti-inmigrante de odio. Nueva York debe ser un faro progresista para nuestro país, no un refugio para el odio.

-María Rubio pertenece al Fondo de Acción de Se Hace Camino y Elva Meneses a Comunidades de Nueva York por el Cambio