Filosofía budista atrae a latinos en NYC

En 2007, el 6% de los budistas en Estados Unidos eran latinos, pero la cifra se duplicó en los últimos siete años, según el Centro de Investigaciones Pew

Filosofía budista atrae a latinos en NYC
El estudio de Pew indica que para el 33% de los practicantes de budismo su religión es muy importante. (Especial Víctor Matos)
Foto: Zaira Cortés / Zaira Cortés

NUEVA YORK — La búsqueda de armonía a raíz del vacío existencial encaminó al mexicano Adán Toledo a la filosofía Zen, una práctica de la escuela de Budismo Mahayana que plantea una espiritualidad sin creencias, ni religiones.

Toledo, quien trabaja en una fábrica de artículos de ortopedia en el condado de Westchester, contó que su afán de equilibro implicó un camino de dos décadas visitando centros de filosofía budista y monasterios, como el de Chuang Yen, situado a una hora de la ciudad.

ADAN TOLEDO, FOTO POR VICTOR M. MATOS.
Adan Toledo equilibró su vida a través del budismo.

El monasterio Chuang Yen, en Carmel, es visitado por latinos que buscan tranquilidad o iniciarse en la religión o filosofía budista. El sitio es un santuario para la meditación y la conexión con la naturaleza.

“El agua de la sabiduría se recibe gota a gota. No hay veredas en este pasaje que puedes perder y volver a encontrar”, expresó el entusiasta del ciclismo. “Las religiones tradicionales dejaron de llenar mi corazón, me vi perdido, sin luz”.

El Zen, una de las escuelas budistas más reconocidas en occidente, postula un replanteamiento de la realidad más allá del conocimiento racional. Esta filosofía propone que el hombre y su entorno son sólo construcciones mentales, por lo tanto, una mente sana brindaría un mundo armónico y libre de sufrimiento, y la meditación sería el mecanismo para conseguirlo.

Adán, criado en una familia católica y tradicionalista, se desvinculó en definitiva de sus preceptos cristianos al leer la obra del psicoanalista Erich Fromm, un estudioso del Zen que catalogaba el budismo como  “una doctrina filosófico-antropológica que propone unas normas de vida basadas en el análisis de los datos observables sobre la existencia humana”.

El monasterio Chuang Yen es un santuario para la meditación y la conexión con la naturaleza.
El monasterio Chuang Yen es un santuario para la meditación y la conexión con la naturaleza.

“No quería una doctrina impuesta”, dijo Toledo. “Pedía la libertad mental que sólo puede ofrecer la meditación”.

El autoconocimiento por medio del Zen, llevó a Adán a la filosofía Mantra Yoga Meditación, una técnica que se fundamenta en las enseñanzas monásticas para conducir al hombre a la iluminación y la autorrealización.

Toledo, quien medita por la mañana y por la tarde, práctica Mantra Yoga Meditación desde hace una década en el Centro Cultural Yoga Devanand, en El Bronx.

“No tengo religión, ni ataduras doctrinales. Mi espíritu está fortalecido, como un árbol que extiende sus ramas”.

Budismo, una tendencia creciente

La inclinación de Toledo por el budismo y sus escuelas no es aislada. El doctor Andrew Chesnut, catedrático de estudios religiosos de Virginia Commonwealth University, explicó que históricamente los latinos son casi en su totalidad cristianos; sin embargo, la pluralización del paisaje religioso en Estados Unidos y Latinoamérica ha causado que más individuos de las grandes ciudades estén en contacto con las religiones no cristianas.

“Un sector creciente de la población hispana siente que el budismo es la fe que mas satisface sus deseos espirituales”, apuntó.

El estudioso puso en relieve que, según el sondeo del Centro de Investigaciones Pew de 2007, el 6% de los budistas en EEUU eran latinos, pero la cifra se duplicó en los últimos siete años. El incremento en los números se asocia a la oferta del budismo y sus escuelas de un estilo de vida más sano, libre y armónico.

“Es un imán para los jóvenes latinos porque hay un elemento exótico en el budismo como religión oriental, que se diferencia mucho del cristianismo como parte su herencia cultural”.

Chesnut destacó que más de la mitad de los budistas hispanos están concentrados en el sur de California, Nueva York, Illinois y Texas.

En 2007 el 6% de los budistas en Estados Unidos eran latinos, pero la cifra se duplicó en los últimos siete años.

El experto pronosticó que la tendencia continuará creciendo pero no a una tasa tan marcada como la observada en los últimos siete años.

“Es interesante notar que el budismo ya es la tercera religión en Estados Unidos en términos del porcentaje de miembros que son latinos, sólo después de la fe católica y los Testigos de Jehová”, indicó.

El 34% de los miembros de la Iglesia Católica en el país son hispanos, seguido del 32% que son Testigos de Jehová y el 12% que optan por el budismo.

La activista transgénero Brooke Cerda, una defensora de la comunidad hispana LGBT, dijo que la filosofía budista la liberó del aislamiento, la ansiedad y la depression.

“Yo no abandoné la fe católica, fui expulsada”, sentenció. “Enfrentaba una crisis de salud mental, quería respuestas y encontré que los fundamentos de la psicológica son muy similares a la filosofía budista”.

Cerda explicó que la mente siempre es contradictoria y el pensamiento oscurece lo que está ahí, pero se sigue buscando como “un perro que persigue a su cola”.

“Luchar por la paz es discordante porque la lucha es adversa a la paz. La paz ya existe en nosotros”, dijo. “La meditación nos adentra en nuestra esencia, que es invisible en lo racional. Se trata del autoconocimiento profundo que se alcanza con el psicoanálisis”.

Pluralismo religioso

Un nuevo reporte del Centro de Investigaciones Pew encontró que el 77% de los adultos estadounidenses se identifican con alguna religión, que incluye protestantes, católicos, judíos, mormones, musulmanes, budistas, hindúes y seguidores de otras doctrinas no tradicionales.

La encuesta a más de 35,000 estadounidenses reveló que dos tercios de los adultos religiosamente afiliados rezan todos los días y, aproximadamente, seis de cada 10 asisten a servicios religiosos al menos una o dos veces al mes. El 97% creen en Dios; sin embargo, la cifra de una certeza absoluta en su existencia decreció en 74% en 2014 en contraste con el 79% en 2007.

El estudio de Pew indica que para el 33% de los practicantes de budismo su religión es muy importante, el 77% experimenta una sensación de fortaleza y gratitud y el 59% asegura haber encontrado su propósito en la vida.