Diez creencias equivocadas sobre el amor verdadero

Estos mitos podrían alejarte de vivir feliz junto a otra persona
Diez creencias equivocadas sobre el amor verdadero
Si estás buscando al principe azul del cuento, hay un problema.
Foto: Shutterstock

Entender a las personas puede ser un poco complicado, especialmente cuando se trata de entablar una relación amorosa. Esta complicación se agudiza si nos aferramos a las historias románticas de los cuentos de hadas o lo que pensamos que debe ser una relación exitosa.

Así que, antes de comenzar una nueva relación, debes conocer los mitos que se pueden interponer entre tú y tu felicidad:

“Seré feliz una vez esté en una relación”

La felicidad no se basa en una circunstancia externa, es mucho más que eso. La felicidad es una actitud mental positiva. Toma una decisión de encontrar felicidad en cada cosa que haces a diario.

“Instantáneamente sabré cuando conozca al ‘indicado’”

pareja ideal

Las personas que se la pasan buscando señales disfrutan menos y dejan pasar grandes oportunidades. Muchas de las parejas más felices surgen de experiencias inesperadas y hasta largas relaciones de amistad en las que la química no estuvo presente inmediatamente. Mantente abierta a posibilidades, quizás te sorprendas de quién te enamores.

“La relación correcta es fácil”

No importa cuán increíble es tu pareja, las buenas relaciones requieren esfuerzo. Tendrás que perdonar y te dolerá. Tendrás que trabajar para mantener el romance y la conexión en cara a una vida ocupada y horarios que no van a la par. Recuerda hablar con dulzura cuando sientas ganas de gritar.

Crecer en pos de tu relación en ocasiones significará exhibir empatía, paciencia y generosidad justo cuando sientas ganas de tirar la toalla.

“Las parejas felices no pelean”

Este mito es increíblemente dañino. La ausencia de desacuerdos quiere decir que uno de los dos se está tragando lo que realmente necesita. De esta manera se falla el sentar límites y crece el resentimiento. La falta de disputas no debe ser una meta, sino debatir de manera saludable y justa.

“El amor todo lo puede”

Muchas de las parejas que están enamoradas también están “disparejas”. Una gran relación con la persona correcta es mejor que una buena relación con cualquier persona. Ambos deben ser compatibles en valores y metas. Cuidado con los celos y el comportamiento controlador, aunque sientas “amor” puede que estés con la persona equivocada. Recuerda que el amor crece cuando cada cual se preocupa por su felicidad individual.

“Mi pareja es mi mundo. Pasamos todo nuestro tiempo libre juntos”

En ocasiones las parejas se disuelven en un hoyo negro. Muy rápido, su obsesión por el otro se convierte en insatisfacción.

Por otro lado, las parejas felices crean un mundo vibrante y balanceado lleno de amistades y familia y pasatiempos individuales. Cuando tienes una variedad de fuentes para llenar tus necesidades emocionales serás menos propenso a sobrecargar a tu amado.

pareja cama

“Las parejas felices tienen relaciones íntimas muchas veces por semana”

Siempre y cuando ambos se sientan satisfechos y que sus necesidades están siendo llenadas, no existe un número mágico de la “cantidad de veces adecuadas” para sostener una relación sexual con tu pareja. Es una decisión personal.

“Mi alma gemela va a entender automáticamente lo que necesito y quiero”

Mentiras. Nadie entenderá perfectamente cómo hacerte feliz. La comunicación es la pieza clave en las relaciones productivas. Cada parte debe hablar y hasta dar pistas de cómo quieren ser tratadas. Se trata de establecer prioridades.

“Casarme o tener un bebé salvará la relación”

Si tú y tu pareja están en una guerra constante, una responsabilidad mayor (psicológicamente y económicamente) no es la solución a sus problemas.

“Si estamos bastante tiempo juntos, funcionará”

Una relación larga no equivale a una relación exitosa. Una ruptura podría ser la mejor solución para la incompatibilidad.

Horas y horas de “trabajar” la relación no necesariamente la salvará si las personas involucradas no están en la misma página.