La NHTSA pondrá freno a los choques traseros en EEUU

El organismo incluirá el frenado de emergencia a su método de calificación
La NHTSA pondrá freno a los choques traseros en EEUU
Los choques traseros representan alrededor de 1.7 millones de accidentes al año en el país.
Foto: Shutterstock

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA) aseguró que pondrá freno a los choques traseros, ya que sumará el sistema de frenado de emergencia automática (AEB) a su método de calificación de cinco estrellas en el año modelo 2018.

“Estamos añadiendo funciones automáticas de frenado de emergencia al sistema de calificación de cinco estrellas, porque las tecnologías de prevención de accidentes pueden salvar vidas y deben ser ampliamente accesibles”, dijo en un comunicado el secretario de Transporte de Estados Unidos, Anthony Foxx.

El sistema AEB puede mejorar sustancialmente la seguridad, en especial con el número de conductores distraídos en la carretera, sobre todo con sus teléfonos inteligentes. El cambio en el sistema de clasificación de seguridad ayudará a los compradores de autos a obtener mejor información sobre la tecnología de vehículos.

Los sistemas AEB utilizan sensores para detectar un choque adelante con otro vehículo o peatón antes de que ocurra. Los sistemas de alerta al conductor toman medidas correctivas o aplican los frenos automáticamente.

En septiembre, la NHTSA y el Instituto de Seguros para Seguridad en las Carreteras anunciaron que 10 principales fabricantes de automóviles se han comprometido a hacer el AEB una característica estándar, en todos los vehículos nuevos.

El frenado automático de emergencia AEB ya está disponible en el nuevo Hyundai Sonata, y es opcional en los Chevrolet Equinox, Impala, Malibu, Tahoe, Traverse y Silverado. GM lanzó estas características de seguridad en el Cadillac XTS, ATS y SRX del 2013.

Volvo ha indicado que ya cuenta con alrededor de 250,000 vehículos en las carreteras de Estados Unidos con la advertencia con visión de colisión y frenado automático de emergencia.

La automotriz sueca presentó el frenado automático de emergencia de serie en el XC60 del 2009 y la tecnología se convirtió en estándar en todos los Volvo en 2014.

Un informe reciente de la IIHS muestra que la tecnología automática de frenado de emergencia puede reducir las demandas por lesiones seguros hasta en un 35%.

La NHTSA señaló que los choques traseros representan alrededor de 1.7 millones de accidentes al año, causando 1,000 muertos y 700,000 heridos.

Las automotrices anuncian muchos sus modelos calificados con 5 estrellas por la NHTSA. Para el 2018, el que no tenga el sistema en sus modelos base, sabe que no podrá competir con los más altos honores.

Esta es una excelente propuesta de la NHTSA, como lo fue en su época el cinturón de seguridad obligatorio en todos los modelos de los vehículos a la venta.