Líderes republicanos se oponen a la entrada de refugiados sirios

Ataques terroristas en París animan debate sobre refugiados y migrantes en EEUU

Washington.- En medio de nuevas amenazas terroristas, líderes republicanos prevén bloquear la entrada de unos 10,000 refugiados sirios este año, atizando el debate sobre la política de EEUU hacia los refugiados y los inmigrantes.

Los atentados del viernes pasado en París por parte del grupo extremista islámico ISIS, que dejaron al menos 129 muertos, han dado alas a legisladores, gobernadores y precandidatos presidenciales republicanos que se oponen a la llegada de refugiados por temor a que haya terroristas infiltrados entre ellos.

Sin embargo,  al concluir una cumbre internacional en Turquía, el presidente Barack Obama dijo hoy que los refugiados son “los más vulnerables” del conflicto civil en Siria, y EEUU no puede cerrarle sus puertas o “equiparar el asunto de los refugiados con el del terrorismo”.

No habrá “cheque en blanco”

El  senador republicano por Alabama, Jeff Sessions, propuso hoy en una carta enviada al Comité de Asignaciones “cancelar el cheque en blanco” para el reasentamiento de refugiados, dentro de una medida presupuestaria que debe ser votada el mes próximo, debido a su alto costo y su impacto en el déficit.

https://twitter.com/ImmigrationGOP/status/666337189886865408

Consciente de las críticas, el exdirector interino de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), John Sandweg, explicó hoy que EEUU no admite a refugiados a menos que hayan pasado un “prolongado proceso” de múltiples entrevistas, chequeo médico, y revisión de datos personales, biométricos y antecedentes penales.

Refugiados en el tapete de la contienda

Los ataques en París han colocado la seguridad nacional sobre el tapete en la contienda electoral, en la que los precandidatos presidenciales compiten sobre quién sería más contundente frente al régimen sirio.

Del lado demócrata,  Hillary Clinton, afirmó el domingo que ISIS es el primer grupo terrorista “alimentado por internet” y recetó una coalición internacional capaz de combatirlo no solo con armas sino también con medidas para contrarrestar su propaganda.

El exgobernador de Maryland, Martin O´Malley, apoya el reasentamiento de hasta 65,000 refugiados sirios, mientras que el senador por Vermont,  Bernie Sanders, no pudo precisar una cifra.

En declaraciones a la cadena CBS, Bush apoyó hoy las restricciones contra los inmigrantes dentro de  “una política migratoria basada en la realidad”,  propuso crear zonas seguras dentro de Siria en vez de traerlos a EEUU, y pidió asegurar la protección de cristianos que “están siendo masacrados” en Siria.

“¿Quiénes si no nosotros? Quiénes cuidarán de los cristianos que ahora mismo están siendo desplazados completamente?”, dijo Bush, repitiendo la advertencia que hizo ayer en un programa de CNN.

El resto de los precandidatos republicanos, entre éstos el magnate empresarial, Donald Trump,  el senador por Florida, Marco Rubio, y el neurocirujano jubilado, Ben Carson, también rechazó abrir las puertas a refugiados sirios.

El senador Ted Cruz también se opone a la llegada de refugiados sirios.

Los gobernadores de Nueva Jersey y Ohio, Chris Christie y John Kasich, respectivamente, prevén centrar su atención esta semana en la lucha contra el terrorismo.

Refugiados, sinónimo de terroristas

Mientras, los gobernadores de Alabama y Michigan, Robert Bentley y Rick Snyder, respectivamente, dijeron que no aceptarán a refugiados sirios porque su máxima prioridad es la seguridad de los estadounidenses.

Michigan tiene una fuerte concentración de inmigrantes de Medio Oriente, pero Snyder rechaza la llegada de sirios mientras no reciba garantías sobre rigurosas medidas de seguridad.

Por su parte, Bentley dijo que “existe el mal en la forma de terroristas” y Alabama no ha recibido ni recibirá refugiados sirios porque él no será “cómplice de una política que ponga en riesgo” la seguridad ciudadana.

Poco más de una decena de estados, entre ellos Arizona, Florida, Illinois y Texas, se han sumado a la idea de frenar la llegada de refugiados, aunque su oposición es ante todo simbólica porque, una vez que entran legalmente a EEUU, tienen libertad de movimiento.

Un llamado a la mesura

Líderes de la comunidad pro-inmigrante en EEUU hicieron hoy un llamado a la mesura, al insistir en que no pueden “pagar justos por pecadores”, porque los refugiados de Siria también son víctimas de ISIS.

El reverendo John L. McCullough, presidente y principal ejecutivo de “Church World Services” criticó la decisión de los gobernadores de Alabama y Michigan al asegurar que los refugiados son sometidos a un intenso escrutinio, y es un error culparlos por los horrores que comete ISIS.

Maribel Hastings, asesora del grupo “America´s Voice”, anticipó que “los sectores más extremistas” de EEUU politizarán los atentados de París para impulsar su “agenda de miedo” y usar a los refugiados como “chivos expiatorios”.

La reforma migratoria está bloqueada en el Congreso porque “los antiinmigrantes creen más sabio echar en un mismo saco y tachar de terroristas y criminales a todos los inmigrantes”,  en vez de “separar la paja del trigo”, dijo en una columna de opinión.

Crisis no para

Se calcula que, desde enero pasado, 849,749 refugiados de Medio Oriente han llegado a Europa –principalmente Grecia e Itaila-, la mayoría por altamar.

De éstos, 3,499 han muerto ahogados o están desaparecidos, según cifras actualizadas de la Organización Internacional para Migración (IOM, en inglés).

Varios países de la Unión Europea, como Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia, habían estado recibiendo a miles de refugiados de Africa y el Medio Oriente pero, en medio de crecientes presiones políticas y presupuestarias,  están aumentando los controles fronterizos y restringiendo los requisitos para los migrantes.