La triste razón por la que se reduce la diferencia salarial entre hombres y mujeres

En los últimos años ha caído el salario promedio pagado a los hombres

Guía de Regalos

La triste razón por la que se reduce la diferencia salarial entre hombres y mujeres
Permisos de maternidad, flexibilidad y mayor control de las leyes laborales ayudarán a reducir la brecha de ingresos./Shutterstock

Es un hecho, las diferencias salariales entre hombres y mujeres se han reducido de forma general y considerable en las últimas décadas. Según el Economic Policy Institute (EPI) en 1979 el salario medio por hora de las mujeres era un 62.7% el de un hombre y desde entonces ha ido reduciéndose hasta la última década en la que primero hubo un estancamiento y luego un avance pero por una mala razón: Los salarios de los hombres se han reducido en los últimos años y apenas han ido creciendo con la recuperación.

Según la EPI, que la reducción de la diferencia haya sido por esta triste razón “no puede, verdaderamente, ser considerado un avance”.

La disparidad de salarios en los mismos trabajos afectan a todas las mujeres pero menos a las que tienen empleos de bajos ingresos porque el salario mínimo es el mismo para ambos géneros. Las trabajadoras con bajos ingresos ganan, según el análisis de EPI el 90.9% del salario de un hombre en su mismo empleo. Las diferencias son mayores entre profesionales de altos ingresos porque como dice la economista Claudia Goldin, las mujeres están penalizadas por no trabajar muchas más horas y de forma inflexible, como exigen muchos trabajos, en caso de que tengan hijos o por las expectativas sociales que se tienen en cuanto a la división del trabajo familiar.

La peor parte la llevan además las mujeres latinas que sufren en sus bolsillos la disparidad más elevada. Como promedio una mujer blanca gana el 81.8% que un hombre blanco, mientras que las afroamericanas se embolsan el 65.1% de lo que ganan los hombres negros. En el caso de las latinas, esta relación queda en el 58.9%.

La EPI contempla datos hasta 2014 pero hace unos días el departamento de Trabajo hizo públicas las cifras de salarios en lo que va de año y la ligera mejora de los salarios de los hombres ha vuelto a ampliar ligeramente las diferencias. Los hombres empleados a tiempo completo, en general, ganan un promedio de $889, según datos del tercer trimestre, un 2.2% más que el año anterior. Las mujeres en las mismas circunstancias se embolsan $721, un 0.8%. Las diferencias entre los latinos son mayores.

El Economic Policy Institute tiene una larga lista de recomendaciones para reducir estas diferencias que parecen estructurales y que perjudican a las mujeres y a sus familias. Entre ellas sugiere:

  • Subir el salario mínimo para que cualquier trabajador pueda tener al menos un modesto nivel de vida y eliminar el salario mínimo de propinas. Este salario es de apenas $2.13 la hora a nivel federal aunque algunos estados como Nueva York lo han empezado a equiparar al del resto.
  • Reforzar los derechos a convenios colectivos y las leyes contra las discriminación a la hora de contratar, paga y promocionar los trabajos.
  • Licencia familiar, de maternidad o paternidad, además de días de enfermedad.
  • Mejora en los servicios y precios de cuidados de hijos y educación.
  • Y junto a ello horarios justos comunicados con anticipación.
  • Proteger y ampliar el seguro social ya que las mujeres ganan menos y eso se refleja en menores pensiones que pueden dejarlas en la pobreza. Como promedio una jubilada cobra $300 menos por cheque que un hombre.
  • Proveer a trabajadores indocumentados un camino a la ciudadanía
  • Apoyar un reforzamiento de los estándares laborales para que cesen los abusos.