Siempre hay algo por lo que dar gracias

Pese a las adversidades joven alienta a otros a salir adelante

Siempre hay algo por lo que dar gracias
Kirsten Gonzalez, 20, trabaja como nanny en el Upper Eastside en tiempo completo y pasada el Dia de Accion de Gracia sin su familia. Foto Credito: Mariela Lombard / El Diario.
Foto: Mariela Lombard/El Diario Nueva York

Con apenas 20 años, Kristin González ha pasado muchas pruebas difíciles en su vida. Sin embargo, la joven nunca ha perdido las ganas de seguir adelante y para probar su deseo de luchar por una vida mejor, trabajará hoy como voluntaria sirviendo a los más necesitados en este día de Acción de Gracias.

Desde el pasado junio González ha vivido en diferentes refugios, primero en Manhattan y últimamente en El Bronx. Su historia de desamparada comenzó cuando apenas tenía dos años y medio y su madre fue encarcelada y ella fue a dar a casa de familiares. La relación con su padre la describe como “distante, casi inexistente”, ya que se encuentra en la cárcel desde hace 11 años cumpliendo una condena de 25 años.

“Mi madre era bipolar. Se casó nuevamente y tuve una hermanita, por la que sufrió de depresión post parto”, recuerda la joven con pesar.

A la edad de 9, cuando González vivía con su madre y su pequeña hermana de sólo 2 años, tuvo que ver una de las escenas que jamás olvidará y que cuenta con lágrimas en los ojos: “Mi mamá se suicidó. Yo la vi colgada”.

A partir de ahí la pequeña se fue a vivir con una tía al estado de Pensilvania. “Fue duro lidiar con la situación, mi tía tenía cinco hijos y yo decía que estaba todo bien, cuando nada estaba bien”, confiesa.

A los 16 años decidió mudarse nuevamente para Nueva York para vivir con su abuela materna, con la que convivió hasta el año pasado, al tiempo que terminó la secundaria. “Mi abuela se volvió alcohólica a causa de la muerte de mi mamá, se retiró del trabajo y decidió mudarse, me dijo que yo era adulta y que si quería quedarme con ella, era mi elección”.

Fue ahí cuando Kristin decidió irse a vivir con una prima -madre de tres hijos- con la que vivió durante 11 meses, pero de donde tuvo que irse porque no le toleró su orientación sexual. “Tengo novia desde hace cuatro años y en las festividades mi prima no aguantó que yo la trajera a la casa. Me decía que mejor buscara hombres, pero no entendía que a mí no me interesan”.

Aunque admite que no tenía para donde mudarse, González dijo que “pensé que lo único que necesitaba era un sitio para ducharme, porque mucha gente vive en los trenes”, pero recapacitó y decidió acudir a un refugio en Manhattan, en donde permaneció un mes.

Actualmente vive en El Bronx en una casa donde dan albergue transitorio. “Me siento feliz porque por primera vez vivo en un lugar donde no me juzgan, y puedo contar mis problemas abiertamente”. Durante el día trabaja como niñera de tres niños en Manhattan.

Este día de Acción de Gracias, no tendrá ningún familiar a su lado pero es precisamente el mirar hacia atrás y ver todo por lo que ha pasado lo que la hace sentirse fuerte. “Tengo planes para el futuro. Quiero graduarme, tener una casa”.

Con respecto a porqué decidió contar su historia. González indicó claramente que “quiero que si hay personas que pasan cosas malas en su vida que no las callen, que las cuenten, que tengan esperanzas de que se puede salir adelante”.

La joven iniciará la universidad en enero, aunque no se ha decidido aún en cuál recinto se inscribirá ya que recibió varias cartas de aceptación. Lo que sí tiene claro es que quiere estudiar ingeniería biomédica.

A pesar de todas las duras experiencias que González ha tenido que pasar, este jueves lo aprovechará para dar gracias, por lo que se propone ir a un comedor comunitario en El Bronx para ayudar a servir la cena de Acción de Gracias. “Me gusta servir a los demás. Es una buena oportunidad para agradecer, porque siento que he empezado un nuevo camino para alcanzar mis objetivos”, concluyó la joven con una amplia sonrisa.


Recursos de la Ciudad para jóvenes

Para información puede visitar los siguientes sitios:

www.nyc.gov/dycd

http://www.nyc.gov/html/dycd/html/runaway/runaway.shtml

También puede contactar al Departamento de la Juventud y Desarrollo Comunitario  de la ciudad

 (800) 246-4646 o (646) 343-6800

Lunes – Viernes

9:00 a.m.- 7:00 p.m.

Correo Electrónico: youthconnect@dycd.nyc.gov

Puede llamar al 311

Noviembre es el mes a nivel nacional  de los jóvenes sin hogar y/o que escapan de sus casas.

Los servicios para los jovenes que se escapan de la casa y para los que estan sin hogar (RHY) del Departamento de la Juventud y Desarrollo Comunitario, está diseñado para proteger a los jóvenes y siempre que sea posible, reunirlos con sus familias. En los casos en que la reunificación no sea posible, estos programas ayudan para el progreso de los jóvenes en crisis y el cuidado en la transición en sus ajustes a la vida independiente.