Mercenarios latinoamericanos son usados para combatir en Yemen

Forman parte de un contingente de unos 1.800 soldados latinoamericanos que están siendo entrenados en una base militar
Mercenarios latinoamericanos son usados para combatir en Yemen
Mercenarios colombianos están contratados en Yemen.
Foto: EFE

Las Fuerzas Armadas de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han entrenado y enviado en secreto a cientos de mercenarios colombianos a luchar en el conflicto armado en Yemen, según publica este jueves el diario The New York Times.

El periódico, que cita a fuentes anónimas envueltas en el proyecto, asegura que hace años el programa fue manejado por una compañía privada conectada con Erik Prince, fundador de la empresa de seguridad estadounidense Blackwater, pero después pasó a manos de los militares de los Emiratos.

De acuerdo con The New York Times, a Yemen han llegado unos 450 mercenarios latinoamericanos, en su mayoría colombianos pero también panameños, salvadoreños y chilenos.

El diario afirma que esos efectivos llegaron a Yemen el mes pasado y que forman parte de un contingente de unos 1.800 soldados latinoamericanos que están siendo entrenados en una base militar de los Emiratos.

El hecho de que la mayoría de los latinoamericanos reclutados sean colombianos responde a que los oficiales de Emiratos consideran que estos últimos están más preparados para el combate debido a su experiencia en Colombia frente a la guerrilla de las FARC, explica The New York Times.

El reclutamiento en Colombia está a cargo de Global Enterprises, una compañía colombiana dirigida por un excomandante de operaciones especiales identificado como Oscar García Batte, detalla el diario.

Como mercenarios de los Emiratos, los soldados colombianos reciben un salario mensual de entre 2.000 y 3.000 dólares, frente a los 400 que obtendrían en su país, y los enviados a Yemen serán compensados con 1.000 dólares adicionales por semana, de acuerdo con una fuente anónima involucrada en el proyecto citada por el rotativo.

Los rebeldes hutíes, que controlan el norte de Yemen, se levantaron en armas tras acusar al presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, y su Ejecutivo de entorpecer la aplicación del acuerdo de reconciliación alcanzado por distintas fuerzas yemeníes.

Un año después de la invasión por los rebeldes hutíes de la capital yemení, Saná, el caos sigue reinando en un país arrasado por combates y bombardeos protagonizados por partidarios y detractores de Hadi, respaldado por una coalición árabe liderada por Arabia Saudí.

Estados Unidos también participa en esa coalición brindando apoyo logístico a los países que bombardean a los rebeldes.