Cuba insiste en que EEUU elimine ley “pie seco, pie mojado” para frenar crisis de migrantes

Las autoridades cubanas consideran que la ley no solo entorpece el proceso para la eventual normalización plena de las relaciones bilaterales sino que crea problemas en otros países de la región
Cuba insiste en que EEUU elimine ley “pie seco, pie mojado” para frenar crisis de migrantes
Decenas de migrantes cubanos cruzan este viernes 20 de noviembre de 2015 el río Suchiate, en la frontera de México con Guatemala
Foto: EFE

 Washington.- El gobierno de Cuba insistió este lunes en que EEUU elimine la controversial ley “pie seco, pie mojado”, a la que responsabilizó por el creciente flujo de migrantes cubanos que están usando a Centroamérica como puente para llegar a este país.

El asunto de la migración ilegal de cubanos desde Centroamérica dominó la segunda ronda de negociaciones migratorias que realizan EEUU y Cuba desde que ambos países restablecieron sus relaciones diplomáticas en julio pasado.

En la reunión a puerta cerrada en Washington, las autoridades cubanas reiteraron su “profunda preocupación” por la continua aplicación de la política de “pie seco, pie mojado” porque, a su juicio, no solo entorpece el proceso para la eventual normalización plena de las relaciones bilaterales sino que crea problemas en otros países de la región.

Un estímulo para la migración ilegal

La medida, incorporada a la Ley de Ajuste Cubano de 1966 durante la presidencia de Bill Clinton, permite el ingreso automático a EEUU de todo cubano que toque suelo estadounidense, y que pueda recibir la residencia permanente después de un año de estancia.

Pero esa política está estimulando la migración ilegal “insegura y desordenada” hacia EEUU, “sin importar las vías y medios que utilizan, incluso si llegan de manera irregular a su territorio”, dijo la embajada de Cuba en un comunicado tras la reunión.

Las delegaciones de Cuba y EEUU estuvieron presididas, respectivamente, por la directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro y por el subsecretario adjunto para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee.

En la actualidad, miles de cubanos salen legalmente a terceros países desde donde posteriormente emprenden rumbo de forma ilegal hacia Estados Unidos, convirtiéndose en presa fácil de las redes de traficantes de personas y del crimen organizado, según la embajada cubana.

Se calcula que unos 4,000 cubanos se encuentran desde hace 15 días en albergues en la frontera norte de Costa Rica después de que Nicaragua les prohibiera el paso por su territorio.

La mayoría de los migrantes inició su viaje hacia Centroamérica y México en Ecuador que, ante la crisis desatada, ahora les exige visas.

Por ahora, no habrá cambios

El Departamento de Estado aún no ha hecho comentarios públicos sobre el encuentro de hoy pero, pese al reclamo de Cuba, desde el restablecimiento de las relaciones diplomáticas siempre ha dejado en claro que por ahora no hay planes de modificar la política actual.

En declaraciones a este diario, el analista William LeoGrande, profesor de Ciencias Políticas de American University, consideró que el obstáculo para cambiar la ley “es más político que legal”.

“Esta política fue inventada por la Administración Clinton, no la exige la Ley de Ajuste Cubano, y por lo tanto no requiere acción del Congreso para que se cambie. La Ley de Ajuste Cubano solo dice que los cubanos admitidos a EEUU, por discreción del fiscal general pueden ajustar su estatus después de un año”, explicó el experto.

Así,  la solución sería que la fiscal general utilice su discreción para frenar el ingreso de cubanos que logren llegar hasta EEUU, pero debido a la volatilidad política del asunto -sobre todo en el exilio cubano- es poco probable que eso ocurra.

Durante el encuentro, ambos países también evaluaron asuntos como el cumplimiento de los acuerdos migratorios vigentes, la emisión de visas para emigrantes y visitas temporales, el combate a  la emigración ilegal, el contrabando de personas, así como el fraude de documentos.

Las dos delegaciones acordaron realizar en Washington otro encuentro técnico bilateral sobre fraude migratorio, para dar seguimiento al celebrado en marzo de 2015 en La Habana.