“A Perfect Day”, un tributo a trabajadores humanitarios en zonas de conflicto

Entrevista con el cineasta español Fernando León de Araona sobre el estreno en EEUU de su primera película en inglés, "A Perfect Day"
“A Perfect Day”, un tributo a trabajadores humanitarios en zonas de conflicto
Una escena de la película "A Perfect Day".

WASHINGTON.- La película “A Perfect Day” (“Un día perfecto”) del destacado cineasta español, Fernando León de Aranoa, y con Benicio del Toro en uno de los papeles principales, debutó anoche en el área de Washington como tributo a trabajadores humanitarios en zonas de conflicto, donde el humor es antídoto contra la frustración y desesperanza.

Con una meteórica carrera como documentalista, León de Aranoa ahora se ha embarcado en su primera película en inglés en la que se mezclan el humor, el drama, la rutina, el peligro, la ternura y, sobre todo, la esperanza por un mundo en paz.

En entrevista con este diario, León de Aranoa explicó que su intención fue retratar, más que lo heroico, lo rutinario de los trabajadores humanitarios en cualquier zona bélica y cómo el humor es un arma indispensable para sobrellevar las crisis.

“Quería contar su rutina, las dificultades del día a día, no los momentos cinematográficos que sin duda a veces suceden.  Para sobrellevar las cosas, los trabajadores humanitarios necesitan poner distancia, hacer bromas de las cosas porque, si no, tendrían que regresar a casa”, señaló.

Fernando León de Aranoa: "Quería establecer lo frágil y preciado que es esa cosa que llamamos paz".
Fernando León de Aranoa: “Quería establecer lo frágil y preciado que es esa cosa que llamamos paz”.

Aunque trata de la guerra en los Balcanes, bien podría ser un lugar cualquiera “donde la primera víctima es el sentido común y la racionalidad, y donde todo está al revés… si algo representa a estos trabajadores es el sentido común y su intento por devolver el orden donde impera un caos profundo”, observó.

Es un trabajo desgastador, cargado de adrenalina, pero también lleno de peligros y amenazas a la vida misma.

No en balde el personaje de Benicio del Toro, “Mambrú”, les llama “los fontaneros de la guerra”, aquellos que, en medio de frustración y adversidades, se aventuran a realizar tareas que nadie más quiere, como el de arreglar letrinas en un campamento de refugiados.

“Quise contar las guerras como un laberinto al que es muy fácil ingresar pero muy difícil salir, y también quería establecer lo frágil y preciado que es esa cosa que llamamos paz. Quise destacar el respeto por la paz y la labor de los trabajadores humanitarios que tratan de construirla”, puntualizó el director de cine y guionista madrileño.

Entre sus próximos proyectos figura un documental sobre el surgimiento de “Podemos”, un partido político en España, y otra película que aún no madura.

El largometraje, que se estrenó en España en agosto pasado, narra la historia de un grupo de trabajadores humanitarios en Bosnia en la década de 1990 que intentan sin éxito extraer un cadáver de un pozo para posteriormente abastecer de agua potable a los pobladores.

El reparto incluye a del Toro en el papel de “Mambrú”, un hombre que piensa en regresar a casa; Mélanie Thierry, en el papel de “Sophie”, dispuesta a ayudar a todos; Olga Kurylenko, como “Katya”, exnovia de “Mambrú”; Fedja Stukan, en el papel de “Damir”, un intérprete que quiere el fin de la guerra, y Tim Robbins, como “B”, inseguro sobre su futuro.

El filme, que se apoya en una novela de Paula Farias, una doctora de “Médicos sin Fronteras” y en las experiencias de León de Aranoa como documentalista de guerras, fue presentado anoche en Silver Spring (Maryland) como parte del festival de cine de la Unión Europea del Instituto de Cine Estadounidense (AFI, en inglés), y se presentará a nivel nacional en EEUU en enero próximo.

//platform.twitter.com/widgets.js

El festival incluye una selección de más de 50 películas de los 28 países miembros de la Unión Europea. España está representada con “A Perfect Day” y “Ma Ma”, con Penélope Cruz.