Debaten incremento en penalidades a construcciones sin permisos

Medida contempla entre $10,000 a $20,000 para infractores

Debaten incremento en penalidades a construcciones sin permisos
A los obreros se les dejaron de pagar más de $100 en sueldos.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

El comisionado de Edificios de la Ciudad de Nueva York, Rick Chandler, recomendó que en vez de aumentar las penalidades a quien construye sin permiso, se debe continuar con las estrategias que han sido implementadas por su agencia. Para el funcionario se trata de medidas más efectivas.

El funcionario prestó su testimonio  durante una audiencia frente al Comité de Vivienda y Edificios del Concejo. Allí se discute la propuesta de tres legislaciones que contemplan un aumento en las penalidades para los constructores que adelantan obras sin el permiso correspondiente, así como para los que violan una orden de que se detenga un trabajo, y la creación de una fuerza de trabajo que evalúe la seguridad y los riesgos en las construcciones.

“Es apropiado que encontremos el equilibrio adecuado entre alentar el cumplimiento con nuestras leyes, y no establecer penas tan altas que al final se ignoran “, dijo Chandler, explicando que “si establecemos sanciones demasiado altas, también corremos el riesgo de que se conduzcan trabajos por fuera de las normas, que a su vez pueden dar lugar a una edificación más insegura”.

Dentro de las estrategias que adelanta su agencia, el comisionado citó la contratación adicional de inspectores equipados con tecnología, asi como han incorporando análisis de riesgo dentro del trabajo de hacer cumplir la ley, más agresivamente, suspendiendo licencias y registros.

El comisionado indicó  que no está de acuerdo con la creación de la fuerza de trabajo, ya que su agencia realiza este tipo de análisis por lo que “se duplicarían y desviarían los recursos del trabajo que nosotros ya realizamos”.

Cifras provistas por la Ciudad indican que este año, hasta noviembre, se han registrado 439 accidentes en lugares de construcción, un incremento del 78% comparado con los 246 que se anotaron durante 2014. Los números más alarmantes están entre los trabajadores que han perdido la vida. En lo que va corrido de este año 11 personas murieron, mientras que el año pasado fueron 8 las fatalidades.

Jumaane Williams, que preside el Comité, recalcó que muchos de los trabajadores que sufren accidentes y que mueren son inmigrantes indocumentados. “Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que la vida de las personas que murieron no se haya perdido en vano”.

Entre tanto, la concejal Rosie Méndez expresó  no estar conforme con el testimonio del comisionado debido a que no dio suficiente información sobre los edificios que están ocupados. “Cuando diseñamos nuestra propuesta de ley pensamos en los edificios que estaban ocupados y en los casos en que los inquilinos son acosados por sus caseros, así como cuando los propietarios y contratistas mienten al decir que un edificio está desocupado y la realidad es otra”.

La propuesta de penalidades contempladas para los que violen una orden de detener una construcción se incrementa de $5,000 a $10,000 por la primera vez y de $10,000 a $20,000 para las siguientes violaciones.