Enrique Márquez llamó al 911 y dio el nombre de Farook

Márquez llamó al 911 un día después de la masacre de San Bernardino y esto fue lo que dijo
Sigue a El Diario NY en Facebook
Enrique Márquez llamó al 911 y dio el nombre de Farook
Enrique Marquez.
Foto: KTLA

Enrique Márquez, amigo de Syed Rizwan Farook, uno de los atacantes de la masacre en San Bernardino, hoy se encuentra tras las rejas en espera del juicio que determinará si es culpable de cargos relacionados con terrorismo por su involucramiento con el ataque de ese día.

Desde el anuncio de los cargos, el FBI ha dado a conocer más detalles sobre la amistad que mantenía Márquez con Farook, inclusive difundiendo el intercambio que tuvo el hispano, de 24 años, con un operador del 911 – un día después del ataque.

A continuación, el texto completo de esa conversación que se llevó a cabo el 3 de diciembre:

Operador: ¿Qué ocurre? ¿Por qué quieres terminar con tu vida?
Márquez: No lo sé. Mi vecino. Él fue quien perpetró el tiroteo de San Bernardino.
O: ¿Qué hizo tu vecino?
M: Él fue quien perpetró el tiroteo de San Bernardino.
O: ¿Tu amigo estuvo en el tiroteo de San Bernardino? ¿Él murió, fue uno de los atacantes, o qué?
M: Fue el atacante.
O: ¿Él fue el atacante?
M: El [vulgaridad] utilizó mi pistola en el tiroteo.
O: ¿Dijiste que utilizó tu pistola?
M: Sí. Dios mío.
O: ¿Cómo sabes que es tu pistola?
M: El rastro de las pistolas dará conmigo.
O: No lo fue. ¿Cómo consiguió tu pistola?
M: No la podía tener en casa porque tengo hermano y luego me mude y no la podía tener a mi alrededor.
O: Entonces, ¿tú le diste tu arma?
M: Solo para que la almacenara.
O: ¿Estaba almacenada?
M: Sí.
O: ¿Cómo fue que la sacó de su almacenamiento?
M: No estaba almacenada. Para mí él era lo suficientemente confiable para que la almacenara, solo para que la resguardara.
O: Oh, entonces, ¿tú se la diste para que la guardara?
M: Sí, y luego él… ¿por qué lo hizo?
O: ¿Cuál es el nombre del tipo que tenía tu pistola?
M: Se llama Syed Farook.

Tras su llamada, Márquez se reportó a la sala de emergencia del Centro Médico Harbor de UCLA, dado que había consumido nueve botellas de cerveza. Éste le dijo al personal del hospital que su mamá le había hablado ese día para decirle que agentes del ATF habían registrado su hogar.

Posteriormente sería ingresado de manera involuntaria a la división psiquiátrica del centro.