Cruz: combate a matrimonios gay no sería prioridad si gana en 2016

Campaña insiste en que Cruz sólo defiende autonomía de estados sobre el asunto

Guía de Regalos

Cruz: combate a matrimonios gay no sería prioridad si gana en 2016
Foto: Mike Nelson / EFE

WASHINGTON.- La defensa de la familia tradicional es uno de los pilares del movimiento conservador en EEUU, por lo que la sugerencia del precandidato presidencial republicano, Ted Cruz, de que no combatiría los matrimonios homosexuales si gana en 2016 ha despertado dudas sobre su autenticidad.

Desde que lanzó su candidatura para la nominación presidencial del Partido Republicano en marzo pasado, Cruz se ha presentado ante los votantes como el más conservador de los precandidatos en liza, y a juzgar por una encuesta divulgada ayer por la Universidad Quinnipiac, se sitúa en segundo lugar detrás del magnate empresarial, Donald Trump.

Cruz, que ayer cumplió 45 años, ha cortejado el apoyo de los evangélicos y el ala más conservadora del partido, y en los últimos meses ha acortado la distancia con Trump, quien permanece encumbrado en las encuestas.

¿Un verdadero conservador?

Sin embargo, una grabación encubierta durante un acto de recaudación de fondos en Nueva York el pasado 9 de diciembre, filtrada al diario “Politico”, ahora pone en tela de juicio su autenticidad como líder conservador de pura cepa.

En el evento privado, con conservadores de corte moderado, un partidario de los derechos de los homosexuales le pregunta a Cruz si, de ganar la presidencia en 2016, el combate a los matrimonios gay estaría entre sus tres principales prioridades.

Cruz le contesta inicialmente con un simple “no”, pero matizó que una de sus principales prioridades sería la defensa de la Constitución que, entre otros elementos, consagra la libertad de expresión, la libertad religiosa y preserva la Décima Enmienda, que relega ciertos poderes a los gobiernos estatales.

En ese sentido, Cruz explicó que cada uno de los 50 estados de la nación puede adoptar una política distinta en torno a los matrimonios, por lo que la respuesta de Nueva York puede ser distinta a la de Florida, Texas u Ohio.

Cuando el Tribunal Supremo falló a favor de los matrimonios gay en todo el  país en el caso “Obergefell vs. Hodges”, Cruz estvo entre los primeros en condenar el dictamen, calificándolo de “trágico e indefensible”, y aconsejó a los estados a no acatar la orden judicial.

Pero, por otro lado, Cruz también ha dicho que el matrimonio entre homosexuales es un asunto que debe quedar en manos de los gobiernos estatales, pese a que el Tribunal Supremo tiene la última palabra en asuntos de la vida nacional.

Esos matices lo han dejado vulnerable a críticas de que es una “veleta”, y dice lo que le conviene para sumar apoyo entre los ultraconservadores.

La portavoz de la campaña de Cruz, Catherine Frazier insiste en que Cruz no ha cambiado de posición respecto a su rechazo de los matrimonios gay y sus comentarios en el video “no son nada nuevo”.

Frazier afirmó que quienes ahora quieren sacar provecho de los comentarios de Cruz “claramente están desesperados” e intentan frenar el avance del senador tejano, aunque eso requiera “ataques deshonestos”.

Sin embargo, algunos conservadores se han quejado en privado de que Cruz “habla distinto” en privado, dependiendo del grupo al que se dirige, pese a que en junio pasado prometió que la defensa de la familia tradicional estaría al frente de sus prioridades en la contienda presidencial.

En lista corta de conservadores

No está claro si esta controversia tendrá impacto en la contienda, en unos momentos en que los precandidatos republicanos intentan convencer a la base sobre sus posibilidades de recuperar la Casa Blanca en 2016.

A principios de mes, una coalición de 50 de los líderes conservadores más influyentes del país, encabezada por Tony Perkins, del grupo “Family Research Council”, seleccionó a Cruz como su favorito para la nominación presidencial, por delante de Trump o del senador Marco Rubio.

Esa votación se suma a otros importantes logros de Cruz en la contienda, incluyendo su mejoría en las encuestas en Iowa, el descenso estrepitoso del exneurocirujano afroamericano Ben Carson, y la salida de otros rivales en la contienda.

Además, Cruz tiene otros factores de su lado: se ha granjeado un fuerte apoyo de los evangélicos, los medios conservadores atizan el sentimiento anti-gubernamental, y cada vez son más los conservadores que creen que el senador tejano, y no Trump, tiene más posibilidades de vencer a la demócrata Hillary Clinton, según la encuesta de Quinnipiac.