¿Confías en que el asiento de auto de tu bebé es seguro?

Los asientos convertibles orientados hacia atrás proporcionan más protección de contacto con la cabeza en comparación con los asientos para bebés

¿Confías en que el asiento de auto de tu bebé es seguro?
Mientras que el 53% de los asientos infantiles (izquierda) mostraron contacto de la cabeza del niño con el respaldo simulado de un asiento frontal, el 96% de los asientos convertibles orientados hacia atrás previnieron esto.
Foto: Consumer Reports

Tal vez te tiente la idea de esperar un poco para comprar un asiento infantil convertible para tu bebé, si no por otra razón que la conveniencia que brinda un portabebés desmontable. Pero los resultados en nuestras pruebas recientes, además de las nuevas guías de seguridad y las leyes estatales, deberían de animarte a comprar un asiento convertible para el auto para cuando tu hijo celebre su primer cumpleaños.

Mientras que el 53% de los asientos infantiles (izquierda) mostraron contacto de la cabeza del niño con el respaldo simulado de un asiento frontal, el 96% de los asientos convertibles orientados hacia atrás previnieron esto

Lo que encontramos

La reciente publicación de las Calificaciones de los asientos infantiles convertibles marca el segundo grupo para ser evaluado usando el nuevo protocolo de pruebas para los asientos infantiles para el auto. Las Calificaciones para los asientos de bebé con orientación solo para atrás ya reflejan su desempeño en esta nueva prueba.

Uno de los principales objetivos al desarrollar esta nueva prueba fue para poder diferenciar mejor la capacidad de una variedad de asientos infantiles para proteger la cabeza de un niño. Las lesiones de la cabeza en los niños en los choques son una preocupación importante para Consumer Reports.

Otras pruebas de choque, incluyendo los estándares gubernamentales, no miden lo que ocurre cuando un niño entra en contacto con otra parte del vehículo. Con este fin, un componente clave de nuestra prueba es la incorporación de una superficie que simula la interacción que tendría el asiento infantil con el respaldo del asiento frontal en un accidente de tráfico real.

Fue esta interacción la que proveyó algunas valoraciones clave sobre los beneficios potenciales de seguridad en los asientos convertibles para los niños sentados viendo hacia atrás. En pruebas previas de un grupo de asientos para bebé que incluyen un portabebés desmontable, hallamos que el muñeco o maniquí de 22 libras, representando un niño de 12 meses promedio, sufrió un golpe a la cabeza contra el respaldo del asiento frontal simulado con 16 de los 30 modelos evaluados (53%).

En nuestras pruebas más recientes de los modelos convertibles orientados hacia atrás con ese mismo maniquí, encontramos que la cabeza del muñeco hizo contacto con el respaldo del asiento frontal con uno solo de los 25 modelos convertibles que evaluamos (4%). Las carcasas más largas y la forma de los asientos convertibles proveyeron espacio adicional entre la cabeza del maniquí y el respaldo del asiento simulado evitando el contacto directo de la cabeza.

asiento bebe
Un maniquí equivalente a un niño de 12 meses haciendo contacto con la cabeza en un asiento para bebé orientado hacia atrás (izquierda); el mismo maniquí está protegido en un asiento convertible.

Un maniquí equivalente a un niño de 12 meses haciendo contacto con la cabeza en un asiento para bebé orientado hacia atrás (izquierda); el mismo maniquí está protegido en un asiento convertible.

¿Qué significan para ti esos resultados?

  • La altura es importante. Muchos asientos para bebé y asientos que solo se orientan para atrás tienen límites de peso entre 30 y 35 libras, por lo que tú puedes pensar que esos asientos son adecuados hasta que tu hijo alcance ese peso, alrededor de los 2 años de edad. Sin embargo, tu hijo probablemente va a sobrepasar esos asientos, en altura, antes de alcanzar esos límites de peso. Vas a necesitar un asiento de todos modos. Para poder mantener a tu hijo viendo para atrás hasta su segundo cumpleaños, todavía tendrás que comprar un modelo convertible. No solo son los expertos en asientos infantiles de Consumer Reports los que te exhortan a que sigas esta estrategia, también la Academia Estadounidense de Pediatría les recomienda a los padres a mantener a sus hijos sentados viendo hacia atrás hasta la edad de 2 años.
  • Es lo mejor para tus niños. Estos nuevos resultados demuestran que para los niños alrededor de 1 año de edad los asientos convertibles pueden brindar protección adicional por encima de la que da un asiento para bebé cuando se trata de proteger la cabeza del niño.
  • La seguridad les gana a los inconvenientes. Sí, cambiar a un asiento fijo orientado hacia atrás significa que vas a perder la conveniencia y portabilidad de un portabebés. Pero el aumento del peso de tu bebé en crecimiento, combinado con el asiento portable, se va volviendo más pesado para transportarlo y esto le quita el encanto al asiento. Además la revista médica Journal of Pediatrics halló que es peligroso dejar que un bebé duerma en un asiento para bebé fuera del auto. Así que no te preocupes por despertar a tu bebé cuando lo saques de su asiento orientado hacia atrás. Es una opción más segura
  • Haz el cambio ahora. Para tomar ventaja del potencial añadido de la protección de la cabeza del niño, te aconsejamos que si a tu hijo aún no le queda chico su asiento de bebé (a muchos les va a pasar), cambia a los niños a un asiento convertible orientado hacia atrás cuando cumplan 1 año de edad.

Lo bueno es que este nuevo consejo no cambia el número de asientos infantiles que vas a necesitar. Simplemente te sugiere que hagas una transición, que ya necesitabas hacer, más temprano que tarde.