Falso policía detuvo a un agente de verdad en Nueva Jersey

Se dedicaba a detener conductores en carreteras hasta que paró a un sargento fuera de servicio
Falso policía detuvo a un agente de verdad en Nueva Jersey

Un sujeto que se hacía pasar por policía y se dedicaba a detener vehículos en autopistas de Nueva Jersey, tuvo la mala suerte de parar a un policía de verdad, el sargento Charles Stab, de Woodbridge, quien puso fin a sus travesuras.

Todo ocurrió en el Garden State Parkway (GSP) el pasado 21 de diciembre, cuando Richard Goldrick (68) residente de Nutley, ordenó con sus luces a que un vehículo se detuviera fuera de la autopista. Al parecer, no sabía que estaba parando al sargento Stab, quien conducía en dirección norte por el GSP.

Según las autoridades, el sargento Stab iba en su carro particular a la altura de la milla 116 de Holmdel Township, mientras que el sospechoso –Goldrick- lo hacía en un Chevrolet Suburban 2013 negro, cuando prendió las luces de emergencia para que el otro vehículo se orillarara.

Por un momento el sargento pensó que era detenido por un vehículo encubierto y obedeció la orden para estacionarse a un lado de la carretera. Pero cuando ambos coches estuvieron detenidos, el sujeto –al parecer- se dio cuenta en lo que había caído. De inmediato apagó sus luces y huyó del lugar.

El sargento tomó el número de placas y la descripción del sospechoso y los transmitió a los detectives de la policía estatal que, un día después, lo detuvo y llevó a la estación de Holmdel.

Tras investigar a Goldrick, la policía logró decomisar un arma calibre .22, así como municiones y documentos falsos que el sujeto llevaba dentro de su vehículo.

El sargento Jeff Flynn, portavoz de la policía estatal, dijo que Goldrick tenía también una falsa placa y otros documentos que lo identificaban como agente policial.

Goldrick fue arrestado bajo cargos de hacerse pasar por un agente de policía, posesión de un arma y posesión de documentos gubernamentales falsos. Fue llevado a la cárcel del Condado Monmouth, donde quedó recluido al no lograr abonar una fianza de $52,000. No podía creerlo.