El Defensor del Pueblo boliviano alerta de un debilitamiento de la democracia

Rolando Villena ha lanzado hoy un comunicado donde advierte de las tres principales causas de este problema y explica cuáles son los desafíos para el 2016
El Defensor del Pueblo boliviano alerta de un debilitamiento de la democracia
En el comunicado del Defensor del Pueblo se subrayó también la necesidad de trabajar para erradicar la violencia contra la mujer, priorizar los derechos de la infancia, fortalecer las instituciones democráticas y garantizar el acceso a una justicia "justa, oportuna, igualitaria y eficiente".
Foto: Dean Mouhtaropoulos / Getty Images

El Defensor del Pueblo boliviano, Rolando Villena, alertó de “un debilitamiento progresivo y sistemático de la democracia” a causa de la debilidad de la justicia, el control político de organizaciones sociales y ONG y presiones de autoridades a medios de comunicación, según un comunicado difundido hoy.

En un informe que aborda los retos de 2016 en términos de derechos humanos, Villena criticó el debilitamiento de instituciones estatales debido “al desmedido afán de control de parte del Órgano Ejecutivo” y al crecimiento de la corrupción que “ha permeado a una parte de la institucionalidad de manera incontrolable”.

También señaló como un problema lo que considera la cooptación de las organizaciones indígenas y sociales, cuyos dirigentes “responden a la actual gestión política”, encabezada por el Gobierno de Evo Morales.

Además, Villena lamentó la “sobrerreacción sistemática de algunas autoridades” y la presión que éstas ejercen contra medios de comunicación y periodistas críticos.

De acuerdo con la Defensoría, los desafíos principales para el 2016 son la mejora de los derechos económicos, sociales y culturales, pero sobre todo “el cumplimiento y el respeto de los derechos políticos y civiles“.

A pesar de que Bolivia ha destacado por tasas de incremento del PIB entre el 3 % y el 6 % durante los últimos diez años, Villena criticó que el crecimiento económico “no beneficia por igual a todos los sectores” y fortalece “un modelo concentrador de la riqueza en grupos altamente beneficiados”.

Villena criticó también la imposición de un modelo económico “basado en el desarrollismo a ultranza” y que, en su opinión, es contrario a lo acordado en la Constitución de 2009 y “reproduce y fortalece el colonialismo capitalista“.

Villena señaló que las Organizaciones no Gubernamentales (ONG) se ven afectadas por leyes y decretos que “obligan a adscribirse a la línea de opinión y los dictámenes del gobierno” y vulneran “los derechos a la libertad de asociación y expresión”.

Rolando Villena fue elegido defensor del pueblo en 2010 por la Asamblea Legislativa, con mayoría del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), pero ha sido muy crítico con el Gobierno.

En el informe, Villena destacó la necesidad de preservar una Defensoría del Pueblo independiente, ya que su mandato expira este año y se redactará una nueva ley que regule el organismo

La ministra de Comunicación de Bolivia, Marianela Paco, replicó hoy en una rueda de prensa que el Defensor debe dejar “de seguir el libreto de la derecha, de los conservadores y los privilegiados que quieren volver al gobierno para hacer de las suyas”.

También le pidió revisar en la Constitución cuáles son sus funciones, que “se aproxime al pueblo” y también dijo que le preocupa que la autoridad no haya presentado su informe de gestión a la Asamblea Legislativa, según la agencia estatal ABI.

El Gobierno ha acusado varias veces a Villena de falta de neutralidad, y él ha defendido su rol crítico ante el Ejecutivo.