Sanders y O’Malley piden que Obama otorgue TPS a centroamericanos en mira de redadas

Campaña de Hillary Clinton sigue estudiando respuesta

Sanders y O’Malley piden que Obama otorgue TPS a centroamericanos en mira de redadas
El precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders.
Foto: Scott Eisen / Getty Images

WASHINGTON.- En momentos en que la inmigración sigue dominando la contienda presidencial, los precandidatos demócratas Bernie Sanders y Martin O’Malley instaron este jueves a la Administración Obama a que otorgue un “Estatus de Protección Temporal” (TPS) para los centroamericanos ahora en proceso de deportación.

El martes, la Administración Obama sufrió un revés después de que, tras la intervención del “Proyecto CARA”, un grupo que ofrece ayuda legal gratuita a migrantes, la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, en inglés) frenó la deportación de 12 personas de cuatro familias centroamericanas que tienen casos de asilo válidos.

Sanders y O’Malley se han sumado al creciente coro de voces de grupos de la comunidad inmigrante, como CASA de Maryland, que han pedido a la Administración Obama emitir un “TPS” para quienes huyen de la extrema violencia en Centroamérica.

En una carta enviada hoy al presidente Barack Obama, Sanders afirmó que las redadas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) contravienen su directriz de 2014 de aplicar las leyes migratorias de forma “más humana”.

“En vez de redadas, el DHS debe tomar pasos cuantificables para proteger a los niños y familias que han buscado refugio, recurriendo a un alivio administrativo para estos grupos vulnerables como el TPS”, dijo Sanders en la carta, en la que señaló que la mayoría de los migrantes no han tenido acceso a un abogado y no entienden el proceso legal.

“Le urjo que use su autoridad ejecutiva para proteger, no deportar, a estas familias extendiendo el TPS a quienes huyen de países inseguros en Centroamérica. La extrema violencia constituye una ´condición extraordinaria y temporal´”, afirmó Sanders, refiriéndose a un estatuto del TPS.

Por su parte, durante un acto electoral anoche en Las Vegas (Nevada), O’Malley consideró que la respuesta a la crisis actual es un TPS para los migrantes de Guatemala, El Salvador y Honduras, dijo en Twitter su asesora, Gabriela Domenzain.  Sanders envió la carta a favor del TPS un día después de que O´Malley respaldara ese programa para los centroamericanos.

La campaña de Hillary Clinton fue objeto de críticas por su lenta y tibia respuesta inicial a las redadas iniciadas a principios de año y, consultada por este diario, aún no ha comentado sobre la opción del TPS.

Obama sí puede dar TPS, si quiere

El “TPS” es un beneficio que otorga EEUU a personas que no pueden regresar a sus países debido a conflictos civiles, desastres naturales y otras circunstancias “extraordinarias y temporales”.

Aunque el beneficio es administrado por la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), el “TPS” tendría que ser aprobado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en consultas con el Departamento de Justicia.

El DHS no ha respondido a una solicitud de comentario de este diario al respecto.

Pero el TPS está dentro del abanico de opciones de Obama si quiere ayudar a estos migrantes, según expertos consultados por este diario.

“No hay duda de que (Obama) lo puede hacer, es una de las opciones disponibles dentro de los estatutos del TPS. Las leyes de asilo son muy estrictas y complejas, pero que alguien no califique para asilo no quiere decir que esté fuera de peligro o que puede regresar a su país sin temor a su seguridad”, dijo el abogado de inmigración, David Leopold.

“No se trata de lo que sea conveniencia política sino de salvar vidas. El TPS es una decisión ejecutiva y no requiere permiso del Congreso; nadie cuestiona el grave problema de seguridad en Centroamérica, pero me parece que están sacrificando a gente para disuadir la emigración ilegal”, enfatizó.

Por su parte, Eleanor Acer, director del programa de refugiados del grupo “Human Rights First”, coincidió con Leopold en que “las condiciones en Honduras, El Salvador y Guatemala, justifican un TPS, y sin duda hay familias que afrontarían un riesgo enorme si son deportadas”.

Otros activistas recuerdan cómo, tras las presiones de los “DREAMers”, la Administración Obama puso en marcha el programa de “acción diferida” (DACA) en 2012 pese a la resistencia inicial de la Casa Blanca de que tenía opciones limitadas.

Las redadas no salvan vidas

Pero las redadas de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) han sido ampliamente repudiadas por grupos cívicos, sindicalistas y religiosos, así como por defensores de los derechos humanos, que consideran que, lejos de disuadir la emigración ilegal, sólo siembran pánico en la comunidad inmigrante.

Clara Long, analista del grupo “Human Rights Watch” (HRW), recordó hoy en un blog que los homicidios en El Salvador se dispararon un 70% el año pasado, mientras que Honduras sigue liderando en índice de homicidios en el mundo. Y aunque casi el 90% de las familias centroamericanas detenidas en la frontera demostró “miedo creíble” y caso legítimo de asilo, sólo un pequeño porcentaje recibió ese beneficio.

Según Long, el sistema de asilo político requiere reformas y otras alternativas “más humanas” que puede usar Obama incluyen el fin de las detenciones; contratación de más personal y reforma en las cortes de Inmigración, y la expansión de protecciones para personas que afrontan amenazas pero que no caben dentro de las guías de asilo.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, afirmó que las redadas se realizan conforme a las prioridades establecidas por Obama en noviembre de 2014, centrando los recursos y esfuerzos en la deportación de criminales, no familias, y con un enfoque particular en aquellos que han cruzado recientemente la frontera.