El príncipe que no quiere que le besen la mano

Moulay Hassan ha recibido una intensa formación para ejercer el cargo que heredó de nacimiento: ser el rey de Marruecos. Sin embargo, ha dejado claro que los besos no le gustan
El príncipe que no quiere que le besen la mano
El príncipe Moulay Hassan empezó a participar en actividades oficiales el año pasado.
Foto: Carlos Alvarez / Getty Images

El pequeño Moulay Hassan, que es príncipe heredero del trono de Marruecos a sus 12 años, comenzó a mediados del año pasado a participar en las tareas oficiales de la familia real.

El joven es hijo del rey Mohamed VI y la princesa Lalla Salma de Marruecos, tiene una hermana cuatro años menor, la princesa Lalla Khadija y debe su nombre a su abuelo Hassan II. Cuando él ocupe el trono, reinará como Hassan III.

Es serio y mantiene un paso firme al caminar ante dignatarios y otras autoridades. Pero no puede ocultar una cosa: detesta que le besen la mano.

View post on imgur.com

//s.imgur.com/min/embed.js

Vídeo viral

Las imágenes que han hecho popular al príncipe Moulay Hassan estos días dejan asomar al niño que todavía es. Según la tradición de Marruecos, cuando alguien saluda a un miembro de la monarquía, se supone que esa persona tiene que besar la mano del representante real.

Pero en el vídeo que se volvió viral se ve cómo el príncipe logra retirar su mano rápidamente cada vez que un dignatario o autoridad se inclina para besársela, si bien los apretones de mano sin beso los devuelve de buena gana.

¿Un capricho?

Puede que no se trate de una cuestión de manías o escrúpulos del príncipe, sino todo lo contrario. Conocedores de las tradiciones marroquíes sugieren que el gesto del príncipe de retirar la mano es una muestra de respeto hacia los mayores.

Habrá que esperar a que llegue a la edad adulta para ver si realmente se trata de una cuestión de respeto infantil o si pide que se cambie el protocolo.

Por su título, empezó a participar en actividades oficiales del reinado, y a menudo preside eventos deportivos importantes. También acompaña a su padre Mohamed VI en deberes oficiales.