WSJ: Intercambios entre “El Chapo” y Kate del Castillo revelan que el narco se obsesionó con ella

“Creemos que él tenía un interés obsesivo con ella”, dijo un funcionario mexicano bajo condición de anonimato a The Wall Street Journal. La noche de ayer, el diario Milenio, en una nota firmada por su director Carlos Marín, dio a conocer conversaciones entre la actriz y el narcotraficante. ”Yo te tendré súper todo para que no vayas a tener ningún detalle, que me sentiría muy mal. Ten fe que estarás a gusto. Te cuidare más que a mis ojos”, dijo “El Chapo” Guzmán a Del Castillo en uno de esos mensajes

Kate y Sean coincidieron en México, previo a una fiesta con amigos.
Kate y Sean coincidieron en México, previo a una fiesta con amigos.
Foto: agencia Reforma

La obsesión de Joaquín “El Chapo” Guzmán con la actriz mexicana Kate del Castillo ayudó a las fuerzas federales a capturarlo, dijeron funcionarios a The Wall Street Journal.

Los funcionarios consultados por el diario estadounidense dijeron que Kate del Castillo causó una gran impresión a Guzmán Loera. Las mismas fuentes explicaron que “[‘El Chapo’] la tenía en la mira [a Kate del Castillo] como un objetivo prioritario”.

“Creemos que él tenía un interés obsesivo con ella”, dijo un funcionario mexicano bajo condición de anonimato a The Wall Street Journal.

Pero, a juzgar por las conversaciones (chateo) entre ambos, vía mensajes de celular, Kate del Castillo estaba igualmente ilusionada con él: “Te confieso que me siento protegida por primera vez. Ya sabrás mi historia cuando tengamos tiempo de platicar, pero por alguna razón me siento segura y sé que sabes quién soy, no como actriz o persona pública sino como mujer, como persona. Llevaré mi tequila para compartirlo contigo, porque es un sueño que ya me tocaba cumplir. Y gracias a ti. Nos veremos pronto, amigo. Bendiciones.”, le dijo.

La noche de ayer, el diario Milenio, en una nota firmada por su director Carlos Marín, dio a conocer conversaciones entre la actriz y el narcotraficante. Los mensajes de texto fueron interceptados por el Gobierno mexicano hace más de tres meses. El intercambio de textos a tres manos fue a través del celular del abogado del capo mexicano, Andrés Granados, precisa el diario.

Detalla que las conversaciones fueron corregidas para su comprensión, debido a que probablemente por el corrector de estilo, los textos estaban llenos de faltas ortográficas y dedazos. En los mensajes, se utilizan diversos nombres claves para identificarse, como Olvidado, Papá, M, Lic Oscar, M.Guapa, y Ermoza.

“Yo te tendré súper todo para que no vayas a tener ningún detalle, que me sentiría muy mal. Ten fe que estarás a gusto. Te cuidaré más que a mis ojos”, dijo “El Chapo” Guzmán a Del Castillo en uno de los mensajes.

“Me mueve demasiado que me digas que me cuidas, jamás nadie me ha cuidado, ¡gracias! ¡Y tengo libre el siguiente fin de semana!”, fue la respuesta de la actriz en las conversaciones difundidas por Milenio.

El 2 de octubre del año pasado, los actores Sean Penn y Kate del Castillo llegaron a un destino en México, entonces desconocido, en ese lugar los esperaba un peculiar personaje, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, quien “le abrió la puerta a Kate del Castillo y la recibió como quien recibe a una hija que vuelve del colegio”, mientras que a él lo abrazó como a “un compadre”.

Lo anterior fue descrito en el relato que hizo el actor norteamericano para la revista Rolling Stone sobre su encuentro con “El Chapo”. Penn definió la relación de la actriz y el capo como entre padre e hija. Una cercanía que muestra cómo los personajes de novela despertaron en Kate una especie de encanto por el narco.

Ian Mohr, del sitio Page Six del New York Post, dio a conocer el día de ayer cómo Sean Penn volvió el famoso Polo Lounge del Hotel Beverly Hills en un ‘cuarto de guerra’ para elaborar estrategias sobre cómo manejar su controversia con el narcotraficante mexicano.

“Entre las preocupaciones del equipo de Penn estaba que el enlace de ‘El Chapo’, la actriz mexicana Kate del Castillo, ‘iba a escribir su lado de la historia’, dijo un testigo. Pero el lunes, dijeron: ‘Ella no va a escribir su lado de la historia’, y se relajaron. [Penn] tenía una actitud de ‘[Kate] quiere ser la Charlie Rose en mi lugar’”.

El 28 de febrero de 2011 fue la fecha en que la cadena estadounidense Telemundo estrenó la narco novela “La Reina del Sur”, basada en el libro del mismo nombre del escritor español Arturo Pérez Reverte. Para su protagonista, la mexicana Kate del Castillo, era la segunda de varias historias relacionadas con el narco.

La serie, que rompió récords de audiencia de la cadena hispana e hizo famosa a su protagonista alrededor del mundo, finalizó su transmisión el 30 de mayo de 2011, pero Del Castillo, llevó el personaje de Teresa Mendoza más allá de la pantalla chica al convertirse en la mediadora y dueña de los derechos de la única entrevista concedida por el que fuera el narcotraficante más buscado del mundo: Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

El medio que la acercó al entonces líder del Cártel de Sinaloa fue su cuenta de Twitter, @katedelcastillo a través de la cual, en enero de 2012, una vez que finalizaron las transmisiones de la telenovela en distintos países de Hispanoamérica, le envío una carta para pedirle que en lugar de traficar con drogas, “traficara con el bien”.

“Anímese, don, sería usted el héroe de héroes. Trafiquemos con amor, usted sabe cómo”, le decía.

La Presidencia de México afirmó ayer que lamenta la colaboración de cualquier ciudadano con el crimen organizado, en alusión a la intercesión de la actriz Kate del Castillo para que su colega estadounidense Sean Penn entrevistara al capo Joaquín “El Chapo” Guzmán mientras estaba prófugo.

“Lamentamos mucho que haya actos de colaboración de cualquier ciudadano con integrantes del crimen organizado”, afirmó en un encuentro con la prensa extranjera el Vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, al ser consultado sobre la postura del Gobierno en este caso.

LA OBSESIÓN QUE LLEVÓ A SU CAPTURA

La misma información publicada este día por el medio estadounidense refiere que los contactos de Joaquín Guzmán con la actriz mexicana ayudaron a llevar a su captura. Con anterioridad, fuentes gubernamentales confirmaron esta misma versión con la agencia The Associated Press.

Esta mañana, en entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, rechazó que se haya seguido la pista de la actriz para capturar al capo, siendo este factor “un dato más que nos corroboró el lugar donde estaba”.

Añadió que se lleva a cabo un proceso contra la gente que tuvo que ver en su fuga hasta su llegada a Sinaloa, recordando que el pasado 4 de octubre Joaquín Guzmán escapó, pues las fuerzas federales decidieron no herir a civiles. Ya en Los Mochis, “en un lugar más fácil para su captura […] cuando supimos que se iba a mover, fue entonces cuando se determinó el operativo correspondiente”.

El funcionario mexicano consultado por The Wall Street Journal dijo que de acuerdo a la información recopilada por los servicios de inteligencia que siguieron de cerca las reuniones celebradas entre los abogados de Guzmán Loera y Kate del Castillo, el capo la llamó “hermosa”.

Uno de los representantes legales de Guzmán Loera no hizo comentarios para la publicación.  El publicista de Kate del Castillo no respondió a una solicitud de comentarios solicitada por The Wall Street Journal.

Las mismas fuentes dijeron que el deseo Guzmán para ver a Del Castillo, así como el aumento de la presión militar en su fortaleza en el llamado Triángulo de Oro, llevó al capo a abandonar su guarida de la montaña por la relativa comodidad de una casa de seguridad en Los Mochis.

La publicación detalla que después de la reunión que tuvieron Kate del Castillo, Guzmán Loera y el actor estadounidense Sean Penn realizada en una reserva ecológica de la Universidad Autónoma de Sinaloa, infantes de marina mexicanos de una unidad de élite realizaron una redada en uno de los escondites del señor Guzmán, de la que escaparon.

The Wall Street Journal dice que un infante de marina mexicano tenía el señor Guzmán en su punto de mira, pero no disparó porque él estaba usando un niño como un “escudo humano”, dijo, y agregó que la niña era hija de su cocinero.

A su llegada a Los Mochis, detalla el medio, los servicios de inteligencia mexicanos tenían la casa bajo vigilancia. Las autoridades habían interceptado llamadas desde la comitiva del señor Guzmán que llevó a la inteligencia naval a la conclusión de que el señor Guzmán estaba en la casa, dijo el funcionario.

Las llamadas codificadas decían que la “abuela” o “tía” estaba en el camino, según el funcionario. “La Armada estaba 90 por ciento segura de que él estaba en la casa”, dijo el funcionario.

“La operación fue totalmente llevada a cabo por fuerzas mexicanas”, insistió el funcionario mexicano, quien explicó que fue en septiembre cuando los servicios de seguridad mexicana se enteraron de su contacto con sus abogados que perseguían el proyecto de su biografía.