Población indocumentada continuó disminuyendo tras fin de la recesión

Durante seis años la población indocumentada ha venido disminuyendo, llegando por debajo de los 11 millones, según cifras de 2014. Una combinación de factores entran en juego, pero hay menos mexicanos llegando como indocumentados
Población indocumentada continuó disminuyendo tras fin de la recesión
La población indocumentada ha disminuído en los últimos seis años en EEUU.

La población indocumentada en los Estados Unidos continuó disminuyendo aún después del fin de la más reciente recesión, y cayó por debajo de los 11 millones por primera vez en casi una década, según un reporte publicado hoy por el Centro para Estudio de Migración  (CMS).

Mientras los precandidatos republicanos a la presidencia y otros políticos continúan usando la amenaza de la “continua y creciente” inmigración sin papeles a Estados Unidos y algunos proponen construir más y mejores muros fronterizos, las cifras indican que esta población sigue bajando año con año y lo ha hecho desde 2008.

El cálculo más reciente pertenece al año 2014, cuando por primera vez en seis años, la cantidad total de indocumentados bajó a 10.9 millones, según el cálculo de CMS usando cifras del Censo y otros estimados.

Lee también: DHS: Más de medio millón de extranjeros se quedaron en EEUU con visas vencidas en 2015

Menos mexicanos llegan indocumentados

El descenso podría deberse a diversas causas, entre las cuales se encuentran las agresivas deportaciones, pero según el reporte también tienen mucho que ver con la reducción en la llegada de mexicanos indocumentados durante los últimos 10 años.

Los mexicanos constituyen el grupo más grande entre la población indocumentada, un 55% y este grupo experimentó una disminución de 600,000 personas entre 2010 y 2014. Buena parte de la disminución (250,000 mexicanos) se refiere al estado de California.

Tanto la población mexicana indocumentada, como la población total de indocumentados ha disminuido, aunque no es el único grupo nacional que está llegando en menos cantidad o saliendo en más número que los que entran. También ha disminuido la población indocumentada de Ecuador, Jamaica, Haití, Polonia y Trinidad y Tobago, entre otras.

Una excepción importante es la población centroamericana, que en 2014 mostró un aumento del 5%, probablemente ligado a la llegada de niños y familias huyendo de la violencia en Honduras, El Salvador y Guatemala.

No obstante, la tendencia a la baja se mantiene, aún después del fin de la recesión, que en un principio se pensó era la causa del descenso registrado hace unos años. También ha aumentado la cantidad de extranjeros que están legalmente en el país. 

“A pesar de los que reclaman que la población indocumentada sigue creciendo y fuera de control en Estados Unidos, el número de indocumentados ha disminuido cada año desde 2008.”, dijo Donald Kerwin, Director Ejecutivo de la CMS, ” Además, el número y el porcentaje de personas nacidas en el extranjero con estatus legal ha aumentado. Estas tendencias deben ser aplaudidas por todos los participantes en el debate sobre la inmigración “.

No sólo los mexicanos están viniendo menos

Dos de los tres estados con la mayor población indocumentada: California y Nueva York, vieron descensos del 11% respectivamente. En California, bajó la cantidad de mexicanos, coreanos, salvadoreños y guatemaltecos. En Nueva York se redujo la población de mexicanos, ecuatorianos, jamaiquinos y haitianos.  En Illinois fue donde se vio la mayor reducción, del 23% y en Florida, otro 11%.

En Texas, sin embargo, la población indocumentada creció un 1% desde 2010, unas 19,000 personas.

Las leyes anti inmigrantes que se implementaron en varios estados a partir de 2010, empezando con Arizona, no tuvieron el efecto radical que se esperaba en las poblaciones indocumentadas de estos estados.

Por ejemplo, alguna vez se especuló que 200,000 indocumentados se habían ido de Arizona después de aprobada la ley de ese estado en 2010, sin embargo sólo se nota una disminución de 20,000 personas desde ese año y esta es consistente con lo ocurrido en el resto del país. En Georgia, el impacto tampoco fue muy grande y en Alabama, la población indocumentada disminuyó en unas 20,000 personas.

NOTICIAS DE INMIGRACIÓN