Demócratas del Senado urgen acción para Puerto Rico para marzo próximo

Dieron plazo a que el Legislativo ofrezca soluciones bipartidistas, a más tardar marzo próximo
Demócratas del Senado urgen acción para Puerto Rico para marzo próximo
Foto: Joe Raedle / Getty Images

WASHINGTON.- Líderes de la bancada demócrata del Senado dieron plazo este miércoles a que el Legislativo ofrezca soluciones bipartidistas, a más tardar marzo próximo, para que Puerto Rico pueda reestructurar parte de su deuda pública de más de $70,000 millones.

En una carta enviada hoy al líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, los 46 senadores demócratas describieron la enorme crisis económica, fiscal y de liquidez que enfrenta la isla de 3,5 millones de habitantes, todos ciudadanos estadounidenses.

El senador demócrata por Nueva York, Charles Schumer, trabajó entre bambalinas para conseguir la firma de todos los demócratas del Senado, y en declaraciones a este diario, advirtió de que si los republicanos desoyen el reclamo de la carta en busca de una respuesta bipartidista, “los costos serán estratósfericos”.

“Tenemos una responsabilidad básica de ayudar a todos los ciudadanos estadounidenses en tiempos de crisis… esto nos debe preocupar porque los puertorriqueños  no sólo son parte de la familia estadounidense y merecen la calidad de vida que todos esperamos, sino también porque la inacción podría hacer que la crisis financiera de Puerto Rico sea un lastre para nuestra economía entera”, afirmó Schumer.

El líder de la minoría demócrata del Senado, Harry Reid, también acudió al pleno para urgir una acción inmediata para contener la crisis.

http://www.c-span.org/video/?c4577897/senator-reid-addresses-puerto-rico-crisis

Una portavoz de la Casa Blanca, Jen Friedman, dijo que el tema de la crisis fiscal figuró en el encuentro que hoy sostuvo el presidente Barack Obama y el vicepresidente, Joe Biden, con los principales líderes demócratas del Congreso, Nancy Pelosi y Reid, para discutir las “prioridades legislativas” del partido este año.

Puerto Rico viene sufriendo una recesión por más de una década, y un éxodo masivo hacia EEUU en los últimos años, y para reconstruir su economía necesita que el Congreso aprueba una legislación que le dé las herramientas para reestructurar su crisis económica y humanitaria, afirmaron en la misiva.

Los senadores pidieron que, así como el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, ha advertido de que la crisis de Puerto Rico “no va a desaparecer pronto”,  McConnell trabaje con los demócratas y se comprometa a encontrar “una solución responsable para fines del primer trimestre de este año”.

Un portavoz de McConnell, Don Stewart, confirmó a este diario el recibo de la carta y refirió preguntas a los  los comités Judicial, de Finanzas, y de Energía del Senado, que “ya están implicados en el asunto”.

Tiempos de vacas flacas

Puerto Rico podía acceder al Capítulo 9 de la Ley de Bancarrota de EEUU hasta 1984, cuando el Congreso excluyó a la isla de esa protección para resolver problemas de insolvencia en las municipalidades.

“Una legislación para la reestructuración (de la deuda pública en Puerto Rico) no le costará al gobierno federal un sólo centavo y, en cambio, le ahorraría a los contribuyentes estadounidenses el creciente costo de la inacción”, enfatizó la carta.

En la actualidad, más del 12% de los puertorriqueños están desempleados, el 45% de la población vive en la pobreza –más de la mitad son niños-, y la crisis ha obligado al cierre de escuelas y hospitales.

Para hacer frente a la crisis, el gobierno de Puerto Rico ha financiado los servicios públicos con dinero prestado, y lo más probable es que sea incapaz de cumplir con un pago de $469 millones que debe a los bonistas en mayo próximo, y otro de $1,900 millones que vence en julio.

Voces disonantes

En paralelo a la carta, el activista conservador Alfonso Aguilar, presidente del grupo “Latino Partnership for Conservative Principles”,  puso la voz disonante al afirmar que, contrario a lo que dicen líderes políticos y activistas, en realidad no hay consenso para que Puerto Rico tenga protección bajo el Capítulo 9 de la Ley de Bancarrota, y que varios líderes puertorriqueños, incluso demócratas, se oponen a esa idea.

Aguilar, de origen boricua, no ofreció soluciones alternativas para la crisis en su comunicado pero, más adelante, explicó a este diario que el apoya la creación de  una junta de control fiscal que tenga la autoridad para reestructurar la deuda.

Para Aguilar,  la principal responsabilidad de la grave crisis financiera es del gobierno de San Juan, no del Congreso de EEUU, además de que la protección del Capítulo 9 no ataca de raíz el origen del problema que es, a su juicio, “la adicción del gobierno a pedir prestado y gastar” dinero.

Aguilar acusó a una coalición de activistas y líderes políticos, incluyendo a todos los líderes demócratas de origen puertorriqueño en el Congreso, a la presidenta del Concejo de la ciudad de Nueva York, Melissa Mark-Viverito, al líder sindicalista, Dennis Rivera, y la presidenta del Concejo Nacional de La Raza (NCLR), Janet Murguía, de intentar crear la “percepción” de que hay consenso sobre el Capítulo 9.

“Están advirtiendo a los republicanos del Congreso de que si no extienden esa protección de la bancarrota a la isla, los votantes puertorriqueños, particularmente en Florida, los castigarán en las urnas, y eso, desde luego, es una falacia”, dijo Aguilar, al explicar que esos líderes “no hablan por todos los líderes puertorriqueños”.

Obama tiene que actuar

Para el estratega demócrata, Federico de Jesús, lo que la carta logra es “disuadir a los republicanos de imponerle una junta de control financiera a la isla sin que ésta vaya acompañada de permitirle a Puerto Rico acogerse a la bancarrota”.

“Hasta ahora, el Congreso republicano no ha demostrado señales de querer ayudar a Puerto Rico. Por eso aunque estos esfuerzos deben continuar, la presión debe enfocarse en que el presidente Barack Obama tome acción ejecutiva”, puntualizó de Jesús, portavoz de la campaña presidencial de Obama en 2008.

El Congreso excluyó soluciones a la crisis fiscal de Puerto Rico cuando aprobó a finales del año pasado un masivo proyecto de ley presupuestario para el año fiscal 2016.