¿Qué es la microcefalia vinculada al Zika?

Investigadores están estudiando una posible asociación entre la enfermedad y la infección por el virus que transmite un mosquito que está afectando a casi todos los países de América Latina
¿Qué es la microcefalia vinculada al Zika?
La microcefalia es un defecto congénito en donde la cabeza del bebé es más pequeña de lo esperado en comparación con la de los bebés de la misma edad y sexo.
Foto: CDC / CDC

La microcefalia es un defecto congénito que ocurre cuando la cabeza del bebé es más pequeña de lo esperado en comparación con la de los bebés de la misma edad y sexo.

Durante el embarazo, la cabeza del bebé aumenta de tamaño porque el cerebro crece. La microcefalia puede ocurrir porque el cerebro del bebé no se ha desarrollado adecuadamente durante el embarazo o dejó de crecer después del nacimiento, lo que produce un tamaño de la cabeza más pequeño.

Puede ser una afección aislada, lo que significa que puede darse sin que ocurran otros defectos graves, o puede presentarse en combinación con otros defectos congénitos graves.

Otros problemas

Los bebés con microcefalia pueden tener una gama de problemas adicionales, dependiendo de lo grave que sea esa afección.

  • Convulsiones.
  • Retraso en el desarrollo, como problemas del habla y dificultades para sentarse, pararse y caminar.
  • Discapacidad intelectual (disminución de la capacidad para aprender y funcionar en la vida diaria).
  • Problemas con el movimiento y el equilibrio.
  • Problemas para alimentarse, como dificultad para tragar.
  • Pérdida de la audición.
  • Problemas de la vista.

Estos problemas pueden variar desde leves hasta graves, y con frecuencia duran toda la vida. En algunos casos pueden poner en peligro la vida del bebé.

Debido a que es difícil predecir al momento del nacimiento los problemas que tendrá el bebé por la microcefalia, estos infantes necesitarán que un médico les haga un seguimiento de cerca mediante chequeos regulares para vigilar su crecimiento y desarrollo.

Ocurrencia

La microcefalia no es una enfermedad común. Se estima que el número de bebés afectados oscilan entre 2 a 12 por cada 10,000 bebés nacidos vivos en los EEUU.

Causas y riesgos

Se desconocen las causas de la microcefalia en la mayoría de los bebés. Algunos la desarrollan por cambios en sus genes. Otras causas pueden incluir las siguientes exposiciones durante el embarazo:

  • Ciertas infecciones como la rubéola, la toxoplasmosis o por el citomegalovirus.
  • La desnutrición grave, es decir la falta de nutrientes o no recibir suficiente alimento.
  • La exposición a sustancias dañinas, como alcohol, ciertos medicamentos y drogas o sustancias químicas tóxicas.
  • Los investigadores también están estudiando un posible vínculo entre la microcefalia y la infección por el virus del Zika, que está ocurriendo actualmente en casi todos los países de América Latina y el Caribe.

Los CDC continúan estudiando los defectos congénitos, como la microcefalia, y la forma de prevenirlos.

Diagnóstico

La microcefalia se puede diagnosticar durante el embarazo o después de que nazca el bebé.

Durante el embarazo

Se puede diagnosticar a veces con una ecografía (un examen que crea imágenes del cuerpo). Para detectar la microcefalia durante el embarazo, la ecografía debe realizarse a finales del segundo trimestre o a principios del tercero.

Después del nacimiento

Para diagnosticarla después del nacimiento, el médico durante un examen físico medirá la distancia alrededor de la cabeza del recién nacido, también llamada circunferencia de la cabeza. Después, el proveedor comparará las medidas con los parámetros de la población por sexo y edad.

Las tablas de referencia de la circunferencia de la cabeza para los recién nacidos, bebés y niños de hasta 20 años en los Estados Unidos se pueden encontrar en el sitio web de los CDC sobre las tablas de crecimiento.

Los doctores deberían tomar la medida de la circunferencia de la cabeza cuando el recién nacido tenga por lo menos 24 horas de nacido. Esto permite garantizar que se ha resuelto la compresión causada por su paso por el canal del parto.

Si el médico sospecha que el bebé tiene microcefalia, puede ordenar una o más pruebas para ayudar a confirmar el diagnóstico. Por ejemplo, pruebas especiales como la tomografía computarizada (CT) o las imágenes de resonancia magnética (MRI) pueden proveer información crítica sobre la estructura del cerebro del bebé, lo cual puede ayudar a determinar si el bebé recién nacido tuvo una infección durante su desarrollo en el vientre de la madre.

Tratamientos

La microcefalia es una afección que dura toda la vida. No existe una cura ni un tratamiento estándar. Debido a que esta enfermedad puede variar de leve a grave, las opciones de tratamiento también varían.

Los bebés con microcefalia leve con frecuencia no presentan otros problemas diferentes al tamaño pequeño de la cabeza. Estos bebés necesitarán chequeos rutinarios para vigilar su crecimiento y desarrollo.

Los bebés con microcefalia más grave necesitarán atención y tratamientos concentrados en el control y manejo de sus otros problemas de salud (mencionados anteriormente).

Los servicios de atención del desarrollo tempranos con frecuencia ayudan a los bebés con microcefalia a mejorar y maximizar sus capacidades físicas e intelectuales. Estos servicios, conocidos como intervención temprana, pueden incluir terapias del habla, ocupacional y física.

Algunas veces también se necesitan medicamentos para tratar las convulsiones y otros síntomas.

 

?>