El primer indocumentado que consigue licencia de abogado

César Vargas ha pasado a la historia al convertirse en el primer abogado inmigrante sin papeles, tras celebrarse su ceremonia de juramentación
El primer indocumentado que consigue licencia de abogado
César Vargas.
Foto: Twitter @SoudiJimenez

César Vargas, un mexicano de 32 años afincado en Nueva York, hizo historia al ser el primer inmigrante indocumentado en conseguir la licencia jurídica que le permite ejercer como abogado.

El mexicano, que aprobó su examen final del colegio de abogados en 2011, lleva desde entonces luchando por su derecho a practicar su profesión. Después de cuatro años de lucha contra la burocracia y la justicia, un jurado compuesto por cinco jueces resolvió favorablemente la denuncia de Vargas y, finalmente, el pasado miércoles atendió a la ceremonia para juramentarse como abogado pese a no encontrarse legalmente en el país.

//platform.twitter.com/widgets.jsVargas llegó con su madre en 1990 cuando él a penas tenía 5 años y ambos comenzaron una vida sencilla en EEUU. Estudió  leyes en CUNY gracias a una beca. La ceremonia, celebrada el pasado miércoles puso fin a esta larga batalla, afortunadamente con un final feliz.

//platform.twitter.com/widgets.js

Cumplir el sueño no fue fácil para Vargas. Cuando aprobó sus exámenes finales, el propio jurado le indicó que su perfil era “soberbio” pero que no era apto para la práctica jurídica debido a su estatus de inmigración. César, que también es un tenaz activista por los derechos de los inmigrantes dentro del colectivo conocido como DREAMers, no se dio por vencido y comenzó toda una aventura para conseguir aquello por lo que tanto había trabajado.

Finalmente, este mexicano, residente en Staten Island, no pudo contener la emoción cuando salía con su madre de la ceremonia, donde se juramentó ante el juez. “Fue un día maravilloso, a veces pensaba que no iba a llegar”, contó a los medios.

Hoy en día, Vargas trabaja en la campaña presidencial del demócrata Bernie Sanders y su objetivo es ayudar y defender como abogado a otros inmigrantes que, como él, han sufrido indefensión por su condición de indocumentados.